Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Leyenda de la Fabrica del Demonio

Dos guardias realizaban su ronda nocturna, acompañados de la tenue luz de unas linternas, que se perdían en el inmenso edificio desierto. Buscaban el origen de un ruido que de pronto los sorprendió, entre pláticas, el veterano, cuenta al nuevo la historia del temido lugar.

Le informa que han sido ya seis compañeros que se han dado de baja por depresión, algunos de los guardias anteriores afirmaban que se oían ruidos todas las noches, parecían los lamentos de un hombre que, en otras ocasiones había un triste silbido, pero nada tan horrendo como sentir la respiración de una persona en el oído, hasta el grado de percibir la tibieza de su aliento.

El nuevo vigilante empezaba a ponerse inquieto al saber de tales sucesos, por lo cual la historia siguió en medio de nerviosismo: –¿Esta fábrica estuvo mucho tiempo sin sufrir algún atraco? A pesar de no contar con vigilancia en este barrio tan peligroso. Circula una leyenda desde hace tiempo, dicen que el dueño de la fábrica hizo un pacto con el diablo, para cuidar de la construcción. Lucifer aceptó el trato y envió un perro horrible, con las fauces de un monstruo y la envergadura de un caballo que arrastraba sus mugrientas garras por cada rincón de este horrible lugar. A cambio, el Demonio exigió el alma de un vigilante al año. Cada doce meses el propietario de la fábrica contrataba a un guarda nocturno y a los pocos días… ¡Lo encontraban muerto!-,-Lo bueno es que ya no tiene el mismo dueño, según me dijeron- agregó el joven guardia, -Por eso hace dos años que no encuentran el cadáver de ninguno de nosotros, pero los ruidos extraños no han parado-.

En ese momento un ruido los hizo dirigir la luz de las linternas hasta un punto especifico, el guardia mas familiarizado con el lugar se acercó para buscar mejor, sin poder encontrar nada, cuando llamó a su compañero este no respondía, al regresar al último lugar donde estuvieron juntos, se distinguía un bulto en el suelo.

El guardia se acercó y vio a su compañero tirado. Le tomó la muñeca para comprobar el pulso. Pero ya ¡Estaba muerto!, su cuerpo estaba cubierto rasguños y rasgaduras, como si una enorme bestia lo hubiera atacado.

Leyenda de los Cementerios

Se cuentan tantas leyendas en torno a los cementerios, por la naturaleza de estos, un lugar donde descansan todos los muertos, o donde se pretende que lo hagan, pues a lo que se dice, muchos de ellos no están tan en paz como quisiéramos. Suele haber personas que no creen en los espíritus, ni en una vida más allá de la muerte, por eso no temen visitar estos sitios en horas no adecuadas. Bromeando entre las tumbas, le roban la paz, a quien se supone deberían dejar descansar porque ese es el lugar específico para ello.

Ignorando todo lo anterior y con una falta de respeto considerable, no sobra el grupo de amigos que se meta al cementerio a jugar, entre broma y broma, intentando asustarse unos a otros uno de ellos vio a lo lejos una figura blanca, un poco más baja que las lapidas de las tumbas, parecía más bien una especie de humo, que una persona, cuando intentaba mostrársela a sus amigos, esta ya no estaba, un poco extrañado, la vio más de una vez, perdiéndose tras los nichos, como no lograba que alguien le creyera, decidió retirarse del lugar.

Tomando camino hacia la salida y yendo de prisa, a lo lejos en paralelo a él, la figura se movía a su misma velocidad, el muchacho apresuraba el paso, hasta que terminó por correr, entonces el humo que se veía a la distancia empezó a atravesar cualquier construcción a su paso, volando hacia él.

Por más que el joven corría, la salida no se presentaba ante él, se perdió entonces en un instante, volteando alrededor no vio mas aquella manifestación blancuzca, y sintió un poco de alivio, cuando se disponía a tomar camino de nuevo, frente a él, a unos cuantos pasos, apareció una niña, de cabellos claros, con vestido blanco, que con las manos sobre los ojos, lloraba diciendo quien sabe qué cosa.

El muchacho pensando que era muy tarde para que esa niña estuviera ahí, se acercó a ella, pero en su tránsito pudo notar que la chica no tenia pies, no estaba parada en el suelo, si no suspendida en el aire, entonces el joven retrocedió, lentamente, la niña quito las manos de sus ojos, parecía que una luz segadora le saliera por la cuencas vacías, entonces tras el susto, el muchacho se dio la vuelta para correr con todas sus fuerzas, pero la niña se lo impidió apareciendo de nuevo justo frente a él, lanzando un grito de enojo que le hizo desmayar.

Cuando sus amigos lo despertaron, nadie le pudo creer lo sucedido, pero él sabe que fue real, porque conservo en sus muñecas, las marcas de las manos de la niña que lo sujetó con fuerza al tenerla enfrente.

Cuenta la leyenda que no hay cementerio sin apariciones, aunque no todos tengan la “Suerte” de toparse con ellas.

Leyenda de la Penitente

Esta es una Leyenda muy comentada en el medio de los taxistas, y es posible escucharla no sólo en la ciudad de México, pero es aquí donde ha encontrado mayor difusión.

En un rumbo no especifico una anciana mujer a orillas de la calle, hace la parada a un taxi, asciende y el conductor pregunta: – ¿Adónde la llevo Madre?-,-A la Iglesia del Rosario hijo- le responde la mujer, el taxista la lleva a su destino donde ella le pide amablemente que la espere, que no tardara mucho, baja del taxi, después de unos minutos regresa al vehículo envuelta en llanto y con rezos en los labios.

Pidiéndole de nuevo al taxista dirigirse hacia otra Iglesia, con el mismo resultado, ella va de templo en templo por un par de horas.

Después de transcurrido todo este tiempo la mujer indica al taxista que la lleve a su casa, en donde sus familiares pagarán por el servicio, que ha acumulado una cuenta algo larga. Llegando a la casa la anciana baja del taxi, diciéndole al chofer que saldrá con el dinero en unos instantes.

Corre el reloj y la mujer no aparece a saldar su deuda. El taxista, fastidiado, llama a la puerta con enojo, cuando alguien le abre, el chofer cuenta toda su travesía, y la actitud de la anciana hacia él, reclamando su pago este se sorprende al enterarse que la anciana a la que estuvo transportando por varias horas ha fallecido hace ya tiempo.

Sospechando que se trata de alguna broma o truco para no pagar, se le muestran fotografías de los últimos años de la abuela.

El conductor, si es ha escuchado la leyenda, cae en cuenta de que ha servido de chofer a “La penitente”, un espíritu que adopta la forma de muchas viejas mujeres para ir a rezar a templos, tratando de que se le perdone quién sabe qué pecado.

sábado, 9 de diciembre de 2017

La Iglesia de Zimapan

Hace muchos años se comenzó la construcción de una Iglesia, en el poblado de Zimapan en el estado de Hidalgo, con mucha dedicación los trabajadores doblaban turnos esperando terminar el templo en el menor tiempo posible.

A mitad del trabajo se encontraron con un problema, por alguna extraña razón, cada vez que levantaban las ventanas, amanecían al siguiente día inclinadas. Teniendo que empezar la tarea de nuevo, el proceso se vio estancado, pues cada día realizaban el mismo trabajo. Construían las ventanas rectas, se iban a descansar y las encontraban torcidas.

Cansados de la situación, viendo el pasar de los días sin poder lograr algo concreto, no importaba el método utilizaran para levantar las ventanas, se les acabaron todas la ideas, y seguían encontrándolas chuecas todas las veces. Decidieron quedarse a vigilar, esperando encontrar la causa de tal suceso. Turnándose de uno en uno, pasaron la noche, bajo las ventanas, en cierto momento fueron despertados por el crujir del cemento, que parecía estar siendo aplastado con fuerza, cuando uno de ellos abrió los ojos, miró con asombro, que el mismo Diablo retorcía los marcos de las ventanas, para dejarlas inclinadas, tal como los trabajadores las habían encontrado todos los días.

En un acto de valentía desconocida, los trabajadores no salieron huyendo, se quedaron observando la escena mientras el Diablo les decía –No permitiré que esta Iglesia sea terminada- y se marchaba en medio de la oscuridad dejando las ventanas inclinadas, saboteando así todo el trabajo diario.

Cuando los obreros informaron a sus compañeros la causa, decidieron no ceder a tal chantaje, dejando las ventanas inclinadas, terminaron la construcción de la Iglesia y hoy está de pie.

Leyenda Del Perro Familiar

Una fábrica de un barrio precario argentino, reporta un desaparecido anualmente. Uno de los vigilantes asegura que en cierta ocasión escuchó un gruñido y al asomarse por la ventana, vio un perro de tamaño descomunal, de enormes y rojos ojos. Se dice que este es “El Perro Familiar”, que el dueño hizo un pacto con el Diablo para evitar ser atracado, y le ofrenda uno de sus empleados cada año.

Este relato se relaciona con la leyenda de los Pueblos Azucareros del Norte Argentino, que cuenta sobre un pacto entre los dueños de los ingenios y el Diablo, en el cual se comprometían a entregar un peón anualmente a cambio de prosperidad y riqueza.

Quien salía a buscar ese peón era El Familiar, un enorme perro negro como la muerte y feroz como todo el mal del mundo. Sus ojos desprendían llamaradas de fuego y sus garras tenían la fuerza de mil hombres, también arrastraba unas largas cadenas. Poseía un hambre que sólo se saciaba con el peón prometido. En caso de no cumplir la cuota, el mismo patrón podía acabar devorado.

Los dueños tenían en la fábrica un cuarto oculto donde vivía el Familiar. Allí enviaban a la gente a buscar herramientas; pero ninguno de los que entraba volvía a salir.

Cuando algún trabajador encontraba la muerte, se decía que había sido el Familiar que andaba con hambre y que el año sería más provechoso para el dueño. También este perro se tragaba a los trabajadores que hacían discordia.

Si el propietario del ingenio moría sin pasar el secreto el Familiar moría de hambre y desaparecía llevándose la fortuna y dejando a la familia maldita.

No hay manera de matar al Familiar, pero se puede escapar de él, llevando un rosario colgando y una cruz.

Leyenda De La Mujer Que Vestía De Violeta

Esta leyenda de terror tiene su origen en un supermercado ubicado en un pueblo muy pequeño de los Estados Unidos. Uno de esos lugares en los que casi todas las personas de la comunidad se conocen y conviven entre sí.

Según se cuenta una mañana tres amigos estaban haciendo las compras de la semana, cuando una mujer vestida de violeta les llamó poderosamente la atención. La dama se acercó a la sección de lácteos, abrió un refrigerador y de éste sacó un cartón de leche.

Después, con suma velocidad la mujer se dirigió a donde se hallaban las cajas registradoras. Por su parte, los hombres se quedaron inmovilizados por unos momentos admirándola. De pronto, uno de ellos quiso darle alcance, pero cuando llegó a la salida, la dama ya había desaparecido.

Inclusive salió al estacionamiento para ver si podía ubicarla con la mirada, pero fue inútil, pues como dije en el párrafo anterior, a la chica literalmente se la había tragado la tierra. A partir de ese momento, el hombre fue todas las mañanas a la misma hora con el propósito de encontrársela de nuevo en el súper.

Transcurrieron tres días sin que nada pasara, pero en la mañana del cuarto día, el incidente volvió a repetirse prácticamente de la misma manera. Es decir, una vez más arribó la mujer vestida de violeta, sacó su leche de la nevera y salió de ahí sin dejar rastro.

Esa misma tarde, el hombre que se había enamorado de ella a primera vista les pidió a sus amigos que lo acompañaran por la mañana al supermercado, pues estaba seguro de que la tercera vez que la viera sería la vencida, es decir, que en esa ocasión conseguiría al menos cruzar con ella unas cuantas palabras.

Tal y como lo había predicho, la dama apareció una vez más en ese sitio. Ahora, uno de sus amigos del hombre la esperaba en el supermercado en tanto que él aguardaba en la salida.

A los pocos minutos éste la vio cruzar la puerta y fue tras ella corriendo. La persiguió por varias calles hasta que en una zona de terracería la perdió de vista. Revisando minuciosamente los alrededores aquel hombre se dio cuenta de que había un cementerio muy cercano a esa vereda.

De pronto comenzó a escuchar el llanto de un niño pequeño. Sin pensarlo fue siguiendo el sonido hasta que quedó casi enfrente de una tumba. Ahí pudo ver a la mujer de violeta con una criatura en brazos a la que estaba alimentando con una mamila.

Posteriormente la dama levantó la tapa de la cripta e introdujo al pequeño en ella. Instantes más tarde la mujer desapareció. Sorprendido y asustado el hombre corrió hacia allá y también alzó la tapa del mausoleo. Cuál sería su sorpresa que dentro de la tumba encontró a un niño vivo y rozagante envuelto por los brazos de un esqueleto que vestía de color violeta.

El individuo sacó al pequeño de ahí y lo llevó a un orfanato. Después se supo que tanto la mujer como la criatura habían sido enterrados vivos, pero milagrosamente el espíritu de ella había conseguido mantener a su hijo con vida hasta que alguien lograra hallarlo.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Leyenda De La Niña En La Escalera

Hace algunos años, en una linda casa en medio del campo vivía una familia de tres hijos y su madre, la cual se unió al poco tiempo con un hombre, convirtiéndolo en padrastro de los pequeños, pero; este tipo era muy violento, maltrataba a los niños sin razón, les quitaba sus alimentos, les negaba el agua, hasta los golpeaba solo por gusto.

Aunque trataba muy mal a los tres niños, parecía tener un odio mayor por la hija de 10 años, a quien golpeaba de forma más salvaje, llegó un día hasta el punto de arrojarla por las escaleras… y la pequeña murió al momento.

Para no enfrentar el castigo por lo ocurrido, el resto de la familia huyó a alguna ciudad que se desconoce.

La casa pasó a manos de otra familia, que duró poco tiempo en ella, pues escuchaban a menudo la voz de la pequeña pidiendo ayuda.

Las siguientes personas que habitaron esa casa, se quedaron el tiempo suficiente para escucharla llorar y gritar en medio de la noche, hablando cuando la gente estaba de espaldas y al voltear no veían nada… también golpeaba en ocasiones la puerta para pedir un poco de agua, pero; lo más inquietante de su presencia, era cuando se paraba en la escalera… pues no se sabe si estaba cuidando a los demás para que no cayeran, o a propósito aparecía para tirarlos como lo hicieron con ella y corrieran su misma suerte.

Siguen sin conocerse sus intenciones, pues hasta el momento el hecho de verla, para muchas familias ha sido suficiente… y la casa ahora permanece abandonada porque esa niña estará ahí por siempre.