Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 11 de febrero de 2018

El misterio del Gloriana. El Volador Holandés todavía vaga por los mares

Con este título enigmático publicó un autor desconocido, del que sólo se conocen sus siglas, un curioso reportaje en el rotativo El Español en mayo de 1947 y que reproducimos íntegramente. Por V.F.A. 

Ustedes ya no creerán en la leyenda del buque fantasma. Y, sin embargo, todavía andan por esos mares naves fantasmas. Sí, señores, cascos que vagan por el océano durante años enteros, sin dotación a bordo, como espectros de esas leyendas en que el mar es tan pródigo. De ellos procede sin duda el mito del “Volador Holandés”, buque maldito por haber blasfemado su capitán durante una tempestad y que desde hace varios siglos ronda por las cercanías del cabo de Buena Esperanza con una tripulación de cadáveres. El “Volador Holandés” ha existido; y los ojos aterrorizados de los marineros de otros buques han visto su casco abandonado en trance de naufragio. Es fuerza que ya repose su dramática aventura en el fondo de los mares, pero desde entonces otros buques abandonados vagan por las aguas para alimentar inextinguiblemente aquella leyenda.

La generalidad de la gente cree que un buque abandonado a sí mismo debe perecer de inmediato; así suele ocurrir si la tripulación lo deja en la vecindad de la costa; el flujo lo estrella contra los escollos o lo encalla en las playas. En alta mar no abundan los bajos ni los peñascos. Uno de esos buques, arrastrado por una corriente, puede vagar incluso años por el océano. De esta clase de misterios aventureros queremos hablar hoy.

Un caso entregado a su suerte es como una casa vacía, una de esas siniestras casas de las historias policíacas, donde los pisos gimen lúgubremente bajo el pie de un visitante misterioso. También para los buques abandonados inventamos tremendas historias de venganza y sangre. Allí vivieron unos hombres; en la nave, solitario, queda como un mudo testigo de alguna horrible tragedia.

No abundan los buques fantasmas en nuestros tiempos, pero tampoco faltan. No están repartidos por igual en todos los océanos. El Atlántico norte es la zona más propicia a los derelictos, precisamente sobre la ruta por donde navegó Colón hacia las Indias. Muchos años antes de que Colón, “home falador o glorioso”, se presentase en la corte española con su fantástico proyecto, ya por esa ruta habían llegado a nuestras playas extraños mensajeros de ultramar: restos de embarcaciones, maderos toscamente labrados, cadáveres de hombres de raza desconocida… La zona a que nos referimos la situamos entre los 35ºN y los 40ºO.

Recordamos el caso de la goleta norteamericana “Wyer C. Sargent”. Este buque zarpó de Norfolk (Virginia) en marzo de 1891. Sorprendido por un temporal y en grave riesgo de estrellarse contra los arrecifes de la costa, la tripulación lo abandonó frente a cabo Hatteras el 31 del mismo mes. Suponían que se iría a pique inmediatamente. No fue así. Dos meses después, un trasatlántico inglés le vio 500 millas al este de Hatteras. Desde mayo hasta la tercera semana de junio retrocedió hacia la costa americana. El 19 de junio lo señalaron casi en el mismo punto de partida, sobre el paralelo de Norfolk. Luego navegó hacia el EN., haciendo 975 millas en trece días. El 15 de julio lo avistan en el centro del Atlántico, enclavado ya en la zona de los pecios. Dos años más tarde todavía vaga por aquellos parajes, las velas rotas, un palo caído, cubierto de algas el casco sucio, mientras el viento silba siniestramente en la jarcia… Un buque británico lo señala por última vez el 20 de febrero de 1894.

En algunos casos estos trágicos viajeros llevan a bordo a varios de sus tripulantes, porque el temporal ha destruido las lanchas de salvamento o porque prefirieron quedarse a bordo antes de arrostrar los peligros del mar en un esquife. En agosto de 1775, un ballenero groenlandés, que navegaba entre bancos de hielo por los 77º N., avistó una gran barca de tres palos. No se veía un alma a bordo. Gritaron desde el ballenero. Quién conozca el silencio de los mares nórdicos comprenderán la emoción de la escena. Silencio. La barca se deslizaba sobre el mar helado como un gigantesco fantasma blanco. En su espejo de popa se leía: “Gloriana”. Del ballenero lanzaron un bote con varios hombres. En la cámara del “Gloriana” encontraron el cuerpo de un hombre helado, sentado al escritorio con una pluma en la mano y un libro de memorias o diario abierto ante él. Los balleneros separaron las manos heladas del cadáver y leyeron las últimas líneas escritas por él: 13 de noviembre de 1762. ¡Trece años antes…!

Registrado el casco de quilla a perilla, encontraron tres cuerpos más, todos ellos en perfecto estado de conservación, a causa del intenso frío de una docena de inviernos árticos. Una mujer, aparentemente dormida, en una de las literas; un niño, en una cuna de hierro, y un hombre (un marinero). Junto a una caja de cinc de la que, sin duda, trataba de sacar una antorcha. Después de realizar un sumario oficio de difuntos, los groenlandeses lanzaron los cuerpos por la borda. Se llevaron algunos recuerdos, entre ellos el libro de bitácora. Antes de partir, vertieron petróleo en cubierta y le prendieron fuego. La gran barca se incendió y se hundió lentamente en las aguas heladas.

Posteriormente se supo que el “Gloriana” había sido sorprendido en su derrota de Bristol a las colonias de Norteamérica por una gran tempestad. Siete hombres fueron arrebatados por el mar. Perdido el gobierno a causa de averías en el timón, el buque derivó hacia el Norte. Los cuatro supervivientes estaban heridos, uno de ellos mortalmente. Picaron el palo mayor y trataron de envergar unas velas en el trinquete. También intentaron construir un timón nuevo. Una nueva tempestad se llevó al “Gloriana” cientos de millas más al Norte, hacia mares helados y no frecuentados por los navegantes. El diario de a bordo cuenta terribles historias de la falta de víveres y de la lenta desaparición de los supervivientes. Al final sólo quedaron el capitán, su esposa, su hijito y un marinero.

No todos los buques sin gobierno tienen tan mala suerte. No hace muchos años el piloto de un “tramp” francés (“tramp”, es decir, buque vagabundo, que no cubre rutas fijas, sino que acude a donde hay fletes) descubrió en las aguas de Madera un gran velero inglés de casco de hierro, llamado “Falls of Acton”. A bordo había varios tripulantes en trance de perecer. Reanimados con los auxilios que les proporcionaron los franceses, contaron su historia. Un tornado les había destruido el aparato de gobierno; la mayoría de la tripulación embarcó en las lanchas de salvamento, y no se supo más de ellos. En el casco quedaron unos cuantos hombres, salvados gracias a la providencial intervención de los franceses.

La barca danesa “Lysglint”, un viejo casco de hierro construido en 1875 por una firma de Glasgow (1.691 toneladas), navegó primero bajo bandera británica con otro nombre. En el año 1916 se abanderó en Dinamarca con el nombre ya indicado. Navegaba de Delagoa a Cristianía (hoy, Oslo) con un cargamento de carbón, cuando estalló fuego a bordo y tuvo que ser abandonado por su tripulación. Era el 4 de mayo de 1921. La gente logró salvarse. El 21 de mayo se le vio tres grados al Norte. El 25 de julio lo avistaron en 30º 10′ N y 45º 25′ O. No se volvió a saber de él. De haberse tratado de un casco de madera, se hubiera ido al fondo en poco tiempo con el fuego a bordo. El buque inglés “Kingsbury” fue el último en señalarle.

No se ha acabado la era de los buques fantasmas. En las postrimerías de la segunda guerra mundial, un “Liberty”, roto en dos por la explosión de un torpedo, perdida su popa y con ella los aparatos de propulsión y de gobierno, erró por el océano durante muchos días con 16 hombres a bordo. Por fortuna, un destructor británico salvó a los náufragos del medio casco.

Sí; el “Volador Holandés” todavía vaga por los mares y la gente de proa tiene razón cuando dice que lo ha visto…

viernes, 9 de febrero de 2018

La Orden Hermética del Amanecer Dorado (Golden Dawn)

Desinformación, fantasía, incorrecciones o simplemente envidia han sido los motores de la mayoría de artículos y publicaciones que se han realizado sobre esta famosa Orden Mágica británica.

Desde estas páginas se nos ofrece la oportunidad de dar a conocer al público en general, y a los amantes del Ocultismo en particular, una versión más objetiva sobre mis investigaciones dentro del seno de la citada Orden, así como una visión clara sobre sus logros y sistema mágico.

Según la historia tradicional sobre los orígenes de la Orden Hermética del Amanecer Dorado (G.D.), en 1887, el doctor William Wynn Westcott, magistrado judicial (Coroner) y estudioso del Ocul­tismo, encuentra un antiguo manuscrito escrito en clave. Puesto en contacto con un erudito esoterista, también francmasón como él y a su vez miembro de la S.R.I.A. (Societas Rosicruciana in Anglia), consiguen descifrar el manuscrito. El Frater (Her­mano) de la S.R.I.A. no era otro que el genial investigador Samuel Liddell Mac Gregor Mathers, traductor de la Kabballah Denudata y profundo conocedor del Ocultis­mo.

Una vez desvelado el manus­crito, resultó que era un frag­mento de un Ritual de Iniciación, tal y como posteriormente se utilizaría en la Orden en el Grado 0º = 0 (Neophitus). Entre las hojas del manuscrito en clave, parece que se encontró la direc­ción de una tal señorita Sprengel, Adepto elevado de la Rosa+Cruz Alemana. Puestos en contacto con ella, recibieron autorización para, a modo de experimento, constituir una Orden externa de instrucción mágica en Inglaterra. Según Westcott, ninguno de los compañeros de Sprengel estuvieron de acuerdo, pero por respeto a la autoridad de la última y quizás como escarmiento, la dejaron actuar. Según mis datos, era la primera vez en la historia que se daba autoridad para constituir una Orden de entrenamiento mágico semi-externa.

W.W. Westcott, Mathers y W.R. Woodman (Magus Supremus de la S.R.I.A.) constituirían el Templo Isis-Urania de la Orden Hermética de la Aurora Dorada, en Londres en 1888.

Aquí confluyen una serie de factores oscuros y dignos de investigación. Estos serían los siguientes: El manuscrito en clave, la Rosa+Cruz Alemana, la Señorita Sprengel, la S.R.I.A. y la constitución del Templo Isis-Urania.

EL MANUSCRITO EN CLAVE

El manuscrito constaba de unas sesenta hojas. La única copia del texto que se conoce formaba parte de la colección privada de A.E. Waite, el cual entró a formar parte de la Orden en 1891 y conoció personalmente a Woodman, Westcott y Mathers. Sin duda poseyó el manuscrito original el tiempo suficiente como para hacer una copia del mismo.

En su obra “Shadows of Life and Thought” nos dice literal­mente: “Ahora bien, la G.D. dependía en cuanto a su autori­dad, de ciertas anotaciones de rituales en inglés, asentadas en un alfabeto aculto, cuyo origen no ha de hallarse más allá del Museo Británico…” y continúa diciendo: –“En relación con las anotaciones de los rituales, pueden adelantarse tres hipóte­sis explicativas:

1.- Que los autores ocultos pueden haber sido Westcott y Woodman, con quienes Mathers colaboró despues que fueron fraguadas. Pero conocí a todas las personas referidas y estoy completamente seguro que inventar eso estaba más allá de su alcance.

2.- Que llegaron a manos de estas personas provenientes de una fuente desconocida. O fueron recibidas del Rev. A.F.A. Woodford, que recopiló una parte considerable de la Enciclopedia de la Francmasonería (Cyclopaedia of Freemasonry), de Kenneth Mackenzie, quien poco después transcribió algo parecido.

3.- Que si la recibieron tal como queda dicho, o existió la posibilidad de que las con­siguie­ron en un puesto de libros -según una de las historias que corren pueden tratarse de:

a.- Un primer borrador de proyecto ritual del inventor.

b.- Los apuntes de un integrante de la Orden, tomados para uso particular, siendo someras notas de ceremonias que él mismo presenció. En todo caso, son vestigios de un plan inconcluso, que se interrumpe en el grado de Philosophus, con el que termina la primera Orden, como a la sazón se la formula…”

En un memorando escrito por Westcott y titulado: “Apuntes de una conversación con A.F.A.W., febrero de 1886” se nos dice lo siguiente: “Luego que lo insté a que se incorporara a la S.R.I.A., me dijo que algún día lo haría, pero que eso no le preocupaba mucho, pues sabía que a aquella nada podía añadir a su con­ocimien­to Rosa+Cruz, porque él poseía en un real manuscrito Rosa+­Cruz en clave, toda una serie de grados, pero todavía no todo el sistema R+C, y que en una ocasión le había mostrado a K.R.H. Mackenzie una hoja de aquello, y también alguna traducción, y que Mackenzie expresó admiración… W. me dijo: Puede ser que algún día eso lo regale, tal vez a vd., yo no puedo usarlo. La clave está traducida al inglés, pero aquello llegó a mí por alguien que me lo envió de Francia, y su historia consiste en que pasó por manos de Lévi y, realmente, una página suelta de aquello tiene una anotación con la firma A.L.C. …”

Si Eliphas Lévi (Alfonso Luis Constant 1810-1875) había poseido el manuscrito que cita Woodford, le concedía una gran autoridad mágica. Lévi, reconocido autor ocultista y escritor de algunos de los más famosos textos contem­poráneos sobre mágia (Dogma y Ritual de Alta Magia, Historia de la Magia, El Libro de los Esplen­dores, La Ciencia de los Espíri­tus, etc.), era todo un erudito en este terreno.

Quizás Lévi poseyó algunos documentos del Abad Tritemus o quizás algo encontró en la Orden de la Rosa del Perfecto Silencio de la que era miembro. Lévi viajó a Londres en 1854 y conoció a E. Bulwer Lytton, miembro de la S.R.I.A. y autor de varias novelas de contenido esotérico entre las que podríamos destacar su obra más célebre: Zanoni.

En el Museo Británico, existe una copia de la Polygraphiae del Abad Juan Tritemo (1462-1516), a la sazón posible instructor de Paracelso y Cornelius Agripa, en la cual encontramos la clave para la traducción del manuscrito:


La tarea de descifrar el manuscrito no habría sido ningún problema para Westcott,y así parece confirmarlo en la carta que le escribió a Mathers fechada el 4 de Octubre de 1887 en la que dice: “Sin duda, tenemos un rico tesoro con el manuscrito del pobre anciano Woodford. Confio en que usted lo aceptara en co-igualdad conmigo y lo actualizará con toda su tercer un jefe y esforzarnos en difundir un plan completo de Iniciación…“

LA ROSA+CRUZ ALEMANA

Aunque en el siglo XVII tenemos noticias de Ordenes pertenecientes a la Rosa+Cruz Alemana[1], no tenemos nada de ninguna “Goldene Dämmerung” (nombre aleman de la Golden Dawn según los Adeptos Británicos fundadores). Posiblemente los Adeptos Rosa+Cruces pertenecían a alguna sociedad hermética cuyos miembros eran pocos y secretos y posiblemente, sin ningún contacto con la G.D. británica.

En la década de los años 20, había intentado y fracasado con la G.D. Alemana y con la anciana señorita Sprengel, el director Gustav Meyrink (1868-1932), autor de “El Golem”, “El Rostro Verde” y “El Angel de la Ventana de Occi­dente”.

Según Westcott, sí existía: “El Templo nº1 “Licht, Liebe, Leben” (o sea el de Soror S.D.A. (Sapiens Dominabitur Astris – el “lema mágico” que usaba la Srta. Sprengel) es un grupo de místicos con­tinentales que no tenían por costumbre cerebrar ceremonias en Logias abiertas, sino que com­ferían los grados principalmente en privado y en presencia de dos o tres miembros. Por esta rarón, no hay constancia exacta de los nombres y jerarquías de todos los miembros, y ellos muestran grandísimas reticencias en sus comunicaciones.

Será conveniente que ahora le dé la denominación de nuestra Orden en los diversos idiomas. En hebreo, el título es “Chabrath” o “Cheurah zere aour Bokbar“, y significa la “Sdad. de la Luz Brillante del Amanecer”. Cuando todavía el latín era el idioma de uso casi universal entre las personas cultas, la denominación era “Aurora”. En griego, “Hé (h)eós jryse”, en frances “L’Aube Dorée”, en aleman el título es “Die Goldene Däm­merung”…”

En 1910, en la Aurora Dorada tardía (Stella Matutina), uno de sus Adeptos Jefes viajó a Alemania intentando encontrar a la Ro­sa+Cruz Alemana de donde se decía que procedía la G.D., me estoy refiriendo al Frater Finem Respice (Dr. Felkin). Frater F.R. jamás encontró la misteriosa Orden que, según Westcott fue la que autorizó la cons­titución de la G.D., aunque tal vez… Estos Jefes Secretos no tenían cuerpo físico, por lo menos eso es lo que se desprendía de las últimas cartas de Felkin.

LA ANCIANA SEÑORITA A. SPRENGEL

La existencia real de Soror Sapiens Dominabitur Astris -El sabio será dominado por los astros – (S.D.A.), es más que dudosa. Tras serias investigaciones de las cartas de la Srta. Sprengel, descubrimos que el alemán que usa es poco tradicional, algo así como si estuviese escrito por un estudiante británico de alemán, lo cual explicaría la cantidad de anglisismos.
El Dr. Felkin tampoco encontró ninguna prueba objetiva de la existencia de Anna Sprengel en sus múltiples viajes por Alemania.

Entre los documentos privados Westcott, hay cuatro cartas manuscritas con la misma letra enviadas desde Alemania. Se las supone escritas en nombre de “Soror S.D.A.” por su secretario, cierto Frater “In Utroque Fide­lis”. Se supone que Westcott las recibió entre noviembre de 1887 y marzo de 1890. Hay otra carta, también en alemán, pero escrita por otra mano, firmada por “Ex Uno Disce Omnes”. Se la supuso escrita en Dahme, el 23 de agosto de 1890, y declaraba que “Soror S.D.A.” había fallecido el 20 de julio.

Todo esto nos parece indicar que Westcott programó una serie de documentos falsificados a fin de hacer creer que la G. D. derivaba su autoridad y prestigio de un enigmático origen alemán. Puede que Sprengel fuera un mito creado por Westcott…

LA SOCIETAS ROCICRUCIANA IN ANGLIA -S.R.I.A.-

La Sociedad Rosa+Cruz de Inglaterra era un pequeño círculo formado por los Maestros Masones aficionados al Ocultismo. El Dr. Westcott, Macgregor Mathers y el Dr. Woodman eran todos integran­tes de ella.

Esta Sociedad fue fundada en 1866 por Robert Wentworth Little (1840-1878). El Dr. Westcott menciona que Little era un “estudioso de las obras de Eliphas Levi”, aunque las obras del Mago Francés todavía no habían sido traducidas al inglés, Levi era ampliamente conocido en los círculos ocultistas británi­cos. Westcott también dejó constancia de que Little decidió fundar una Sociedad Rosa+Cruz cuando descubrió algunos documen­tos antiguos Rosa+Cruces entre 1865 y 1866 aproximadamente.

Little estaba familiarizado con Kenneth Mackenzie (nacido en 1833), que tenía buenos con­ocimientos del idioma alemán, por lo que si los documentos de Little estaban en aleman, Mackenzie[2] pudo traducirlos. Mackenzie afirmaba ser un Iniciado Rosa+Cruz, según Westcott: “Little se valió de cierto conocimiento y autoridad que pertenecia al hermano K. Mackenzie quien, durante su permanencia en una vida anterior, había estado en comunicación con Adeptos alemanes que sostenían ser descendientes de anteriores generaciones de Rosa+Cruces. Los Adeptos alemanes lo admitieron en algunos grados de su sistema, y le permitieron intentar la fundación de un grupo de es­tudiantes Rosa+Cruces en Inglate­rra, quienes, bajo la denomina­ción Rosa+Cruz, formarían una Sociedad en parte esotérica…”

A. E. Waite, sugiere la posibilidad de que Mackenzie fuese “el autor de los escritos cifrados de la G.D.” y “puede habérselos cedidos a Westcott, permitiéndole comunicarse con la Srta. Sprengel como persona a quien sabía conectada con la Cruz Rosada Alemana…”

A los 28 años, Mackenzie visitó a Eliphas Lévi, en París, y escribió un interesante informe sobre su entrevista con el Mago. Según la correspondencia inédita de Lévi, citada por su biógrafo Paul Chacornac, aquel halló a Mackenzie muy inteligente pero excesivamente metido en la Magia y el espititismo. Tal vez Lévi ni siquiera se enteró que Mackenzie le nombró miembro honorario de la Rosa+Cruz. Todo ello aparece en la correspondencia privada de Macken­zie: “Relato de lo ocurrido entre Eliphas Lévi Zahed (A.L. Cons­tant), filósofo, ocultista, y Baphomet (K. Mackenzie)”.

En el número de abril de 1874, de The Rosicrucian, escribió Mackenzie: “La Orden Hermética de Egipto es de caracter muy ex­clusivo. Sólo me encontré con seis personas que la poseían, y de estas, dos eran alemanas, dos francesas, y dos de otras nacio­nes…”. “Hay poca infor­mación que le pueda dar sobre la Orden Hermética de Egipto. Constant (E. Lévi) podría haberle dado mucha más infor­mación que yo: él fue uno de mis precep­tores…”

LA CONSTITUCION DEL TEMPLO ISIS-URANIA

La existencia de personajes legendarios como Sor. S.D.A. era algo utilizado por diversos grupos Ocultistas. Recordemos la impor­tancia que ello revestía en la Sociedad Teosófica de H.P. Blavatsky. Posiblemente Westcott se inspirara en los misteriosos Mahatmas de la Señora Blavatsky: Los Maestros Morya y Kout-Humi, que en mi opinión son tal reales como S.D.A. y los supuestos Adeptos Alemanes, si dentro del concepto de realidad podemos admitir ideas arquetípicas subcon­cientes. Estos supuestos Maestros de la Teosofía pertenen­cían a una Secreta Fraternidad Oculta cuyas cartas aparecían del aire. Posible­mente los Mahatmas Teosófi­cos y los Jefes Secretos de la G.D. estén “hechos” de la misma naturaleza.

Westcott era consciente del impacto que a finales de la década de 1880 causó la Sociedad Teosófi­ca y las enseñanzas de H.P.B., así posiblemente, todo esto le sugirió ciertas “ideas” para la cons­titución de su Orden Hermética.

El Testimonio de constitución de la Orden Hermética del Amanecer Dorado quedó registrado en los siguientes términos:

¡En el Nombre del Señor del Universo!

Nosotros los suscritos Jefes de la Segunda Orden por la presente comisionamos a nuestro Muy Venerable Fratres:

– ‘S Rioghail Mo Dhream (Mathers), 5º = 6 como Praemons­tractor.

– Quod Scis Nescis (Westcot­t), 5º = 6 como Cancellarius.

– Magna Est Veritas et Praevalebit (Woodman), 5º = 6 como Imperator.

Para que constituya y gobier­nen el Templo Isis-Urania nº 3, de la Orden de la Aurora Dorada en el Exterior, y para que Inicien y perfeccionen allí a cualquier persona masculina o femenina, que haya sido debida­men­te aprobada y certificada por nosotros. Para tal fin, este será suficiente testimonio.

Deo Duce Comite Ferro (Mathers) 7º = 4 .

Sapiens Domin. Astris (Srta. Sprengel) 7º = 4.

Vincit Omnia Veritas (Woodman) 7º = 4.

CONCLUSIONES SOBRE LA FUNDACION DE LA ORDEN

¿Fue realmente una persona física la Adeptus S.D.A.? o, tal vez ¿una entidad no física que de alguna manera misteriosa contactó con W. W. Westcott?

¿De dónde procedían los documentos cifrados que fueron la base para la edifica­ción de la gran mansión que fue la Golden Dawn?

Cualquier contestación a estas cuestiones queda realmente sin importancia ante el tremendo y potente sistema que operó en la Orden. A partir de unos documentos cifrados y de toda una serie inconexa de textos y rituales mágicos ancestrales, se consiguió uno de los sistemas mágicos más potentes que se conocen, y el artífice de esta obra fue, sin duda, Mac Gregor Mathers.

El genio de Mathers está patente en muchos Rituales e instrucciones de la. Orden, desde el ritual que escribió para “El Conocimiento y Conversación con el San­to Angel Guardián” (el Genio Superior o el Augoeidés), equiparable al “Daimón” de Sócrates o al “Philemon” de C. G. Jung, Ritual fundamentado en el Papiro XLVI del museo Británico, hasta la Magia Enoquiana. Esto último lo consiguió gracias a su investigación sobre el conjunto inconexo de documentos y diarios del doctor John Dee (astrólogo y mago de la Reina en el siglo XVI) que se hallan en el museo Británico y en el Ashmolian de Oxford, quedando todo ello resumido en un sistema coherentemente potente de Magia Enoquiana.

Mathers describe su contacto con los Jefes Secretos de la. Orden de la siguiente manera: “Nada puedo decir. Ni siquiera conozco sus nombres terrenos. Los conozco por ciertos lemas secretos… Tuve la sensación de estar en contacto con una fuerza tan terrible que sólo puedo compararla con el efecto continuo de lo que, por lo común, experimenta momentáneamente una persona cerca de la cual pasa un rayo durante una tormenta violenta, junto con una dificultad respiratoria parecida al efecto de semiestrangulamiento que el éter produce…”

¿Fueron seres físicos o inmateriales los que desencadenaron la genialidad del Muy Honorable Frater D.D.C.F. (Mathers)?. Cada uno puede ver en sus palabras, si sabe leer entre líneas, lo que quiso decir. De todas formas, puede que no fuese Mathers, en cuyo caso, sería un Maestro desconocido o una línea de Adeptos ¿quién sabe…?

Hacia Marzo de 1.888, empezó a circular el siguiente documento entre los Neófi­tos, llamado “Instrucción Histórica para los Neófitos”:

“La Orden de la Aurora. Dorada en el Exterior es una Sociedad Hermética, a cuyos integrantes se les enseñan los principios de la Ciencia Oculta y de la Magia. Durante la primera parte de la segunda mitad de este siglo, varios Adeptos y Jefes eminentes de la Orden, en Francia y en Inglaterra, fallecieron, y sus muertes cau­saron un estado temporario de sueño del Trabajo del Templo. Entre los destacados Adeptos de nuestra Orden, y de público renombre, estuvieron: Eliphas Lévi, el más grande de los Magos modernos de Francia; Ragon, el autor de varios libros clásicos del saber oculto; Kenneth Mackenzie, el autor de la famosa y erudita “Enciclopedia Masónica”, y Frederick Hockley, dueño de fina visión en el cristal, y cuyos manuscritos fueron muy estimados. Estos y otros Adeptos contemporáneos de esta Orden, recibieron su conocimiento y poder de predecesores de igual y aún mayor eminencia. Realmente, ellos recibieron y nos legaron esta doctrina y este sistema de Teosofía y Ciencia Hermética, y la Alquimia suprema de una larga serie de investigadores prácticos, cuyo origen se remonta a los “Fratres Rosae+Crucis de Alemania”, asociación que fue fundada por Christian Rosenkreuz, hacia el año 1.398.”

“Sin embargo, el resurgimiento Rosa+Cruz de la mística fue sólo una nueva evolución de la más vasta y más antigua sabiduría de los rabinos cabalistas, y del antiquísimo conocimiento secreto, la Magia de los egipcios, en la que el Pentateuco hebreo nos dice que Moisés, el fundador del sistema judío, era “erudito”, o sea, en el que había sido iniciado.”

“De allí que se halle que el grado de Neófito 0°=0º posee características y simbolismos egipcios y, además, un estudio atento de los grados superiores revelará el origen de gran parte de la cultura e ilustrará sobre el lenguaje del extinto E­liphas Lévi, a través de cuyo carácter de Adepto y preconizador se popularizó el estudio del Ocultismo.”

“La Primera Orden es un grupo de cuatro grados, al que, en sucesión, son admi­sibles los Neófitos una vez aprobados debidamente por los Muy Honorables Jefes, luego que aquellos demuestren ser dueños de aptitud y conocimiento suficientes.”

“Sobre aquéllos hay Tres Grados del Adeptado que forman la Segunda. Orden; estos tienen la facultad de escoger a los candidatos, iniciando a los estudiantes en los grados más bajos (de la Primera Orden), y sus Jefes tienen, además, la facul­tad de expedir los Testimonios de los Templos, como ocurre con el de Isis-Urania.”

“Los más excelsos de todos en este antiguo esquema son los Grandes Gobernantes de todo el Sistema, quienes sostienen y gobiernan severamente a la Tercera Orden, que incluye a los Tres Títulos Mágicos de Honor y Supremacía. Estás representan a la Triada Suprema de los Sephiroth y se mantienen ocultos, sin que se les puedan aproximar los profanos y todos los demás salvo los Jefes de los Adeptos; en caso de quedar vacante la Jefatura de esta Orden, el Adepto más erudito y famoso obtiene por decreto la bien ganada recompensa.”

“El grado de Neófito y los grados primero, segundo, tercero y cuarto que el actual Templo Isis-Urania está autorizado a conferir, después de examen y aprobación debidos en cada caso, poseen Rituales y Secretos que han sido recibidos de los Honorabilísimos Adeptos Jefes (o sea, de la Segunda Orden), y aquellos son puestos en nuestras manos para que los usemos para instruir a los alumnos en los métodos antiguos de la Orden.”

Este documento va firmado por el Muy H. Fr. N.C.M., es decir Westcott.

De que el Sistema de la Orden funciona no cabe la menor duda, de hecho, de todos los que pasaron por ella, se recoge el testimonio de que sus vidas cambiaron para mejor y aunque algunos se salieron, no fue por ineficacia del sistema, ya que cuando se practica seriamente, se obtienen resultados inmejorables. Ninguno de los que pasaron por ella tienen nada que objetar a su Sistema, en todo caso algunos intentaron sobre la base de la G.D. mejorar su estructura mágica y, en ciertas ocasiones lo lograron. No en vano fue una de las dos Ordenes que más ha influido en el avance mágico del mundo (la otra Orden es la O.T.O. -Orden del Templo de Oriente- ) en el presente siglo y cuna de grandes Magos y Ocultistas entre los que podemos citar a Aleister Crowley, Dion Fortune, A. E. Waite o Allan Bennett.

GRADOS Y LEMAS EN LA ORDEN

Al Neófito de la G.D., se le indicaba que debía elegir un “Motto” o Lema. Mági­co que resumiera las aspiraciones de su Alma e con el que sería conocido dentro de la Orden.

Podía usarlo en cualquier lengua considerada “sagrada” y casi normalmente se le conocía por sus iniciales. La mayoría de los Fratres y Sorores usaban su lema en latín, aunque algún que otro frater o sopor lo usaba en otras lenguas como el griego, hebreo, gaélico, etc.

A modo de ejemplo, podemos citar los siguientes:

Deo Duce Comite Ferro (latín) Lema usado por Mather en la 2ª Orden (D.D.C.F.)
Nom Ovnis Moriar (latín) usado por W.W. Westcott (N.O.M.)
Magna Est Veritas et Praevalevit (latín) usado por W.R. Woodman (M.V.P.)
Iehi Aur (hebreo) usado por Allan Bennett (I.A.)
Demon est Deus Inversus (latín) usado por W.B.Yeats (D.E.D.I.)
Finem Respice (latín) usado por el Dr. Felkin (F.R.)
Levavi Oculos (latín) usado por Percy Bullock (L.O.)
Perdurabo (latín) usado por Aleister Crowley (Fr. P.)
Sacramentum Regis (latín) usado por A.E.Waite (S.R.)
Sapientia Sapientae Dono Data (latín) usado por Florence Farr (S.S.D.D.)
Ciall Agus Neart (irlandés) usado por Theresa Jane O’Connell (C.A.N.)
‘S Rioghail Mo Dhream (escocés-gaélico) usado por Mathers (S.R.M.D.)
Ad Majorem Adonai Gloriam (latín) usado por el Dr. Israel Regardie (A.M.A.G.)
El sistema de grados de la Orden estaba basado en el esquema del Arbol de la Vida, es decir, en un glifo compuesto de diez esferas (Sephiroth) conocido ampliamente en los círculos magico-místicos hebreos. En el fondo es un esquema de la Creación y del ascenso del Iniciado hacia Dios.

Basado en este esquema, estaban realizados los grados en la Orden. El Iniciado accedía a ellos tras diversas pruebas y exámenes que demostraban, con creces, su preparación en el terreno de las llamadas Ciencias Ocultas.

Los grados eran los siguientes:

0º=0º. Neophitus. Aprendiz o Miembro a Prueba. Todavía fuera del esquema del Arbol.

1º=10º. Zelator. Celador. Correspondiéndose con la Sephirah Malkuth.

2º=9º. Theoricus. Teórico. Correspondiéndose con la Sephirah Yesod.

3=8º. Practicus. Práctico. Correspondiéndose con la Sephirah Hod.

4°=7º. Philosophus. Filósofo. Correspondiéndose con la Sephirah Netzach.

Aquí terminaba la llamada Primera Orden, Orden Exterior o Golden Dawn. Tras la zona del Arbol denominada Paroketh (El Velo), que hacía alusión al Velo del Templo, se ubicaba la Segunda Orden o la Rosae Rubeae et Aureae Crucis (La Rosa Roja y la Cruz Dorada), entrando de lleno en el terreno de la Magia Práctica. Los que llega­ban hasta aquí eran considerados Adeptos.

5°=6º. Adeptus Minor. Correspondiéndose con la Sephirah Tiphareth.

6º=5º. Adeptus Major. Correspondiéndose a la Sephirah Geburah.

7°=4º. Adeptus Exemptus. Correspondiéndose con la Sephirah Chesed.

En este punto terminaba la llamada Segunda Orden o la Orden Interna de Adeptos. Traspasar el segundo Velo, llamado Velo del Abismo, el Adeptus pasaba a la Terce­ra Orden u Orden de los Jefes Secretos. Pocos datos tenemos de que algún Adepto lograra este éxito tan esplendoroso.

8°=3º. Magister Templi. Correspondiéndose con la Sephirah Binah.

9º=2º. Magus. Correspondiéndose con la Sephirah Chokmah.

10º=1º. Ipsissimus. Correspondiéndose con la Sephirah Kether.

Desde luego que el esquema de la Orden no era tan simple como aquí lo hemos expuesto en líneas generales. El paso hacia cada grado iba dado por complicados Ri­tuales que hacían corresponder a cada Sephirah una serie de implementos, los cua­les, tenían que ser debidamente consagrados y “cargados” por el Mago, constituyendo sus “Armas Mágicas”. Igualmente, existían Rituales enfocados a hacer afrontar debidamente al Frater o Soror, la estructura de cada uno de los veintidós senderos que unen los diez Sephiroth, haciéndole corresponder los veintidós Arcanos Mayores del Tarot y las veintidós letras del alfabeto hebreo.

Toda una perfecta estructura iniciática que hacía ser al Hermano que la afronta­ba un auténtico Mago, que merced a su Magia, se iba acercando más y más a la divinidad.

Este fabuloso edificio, dio lugar a Ordenes Mágicas posteriores que si bien lo intentaron, en ningún caso llegaron a ser tan perfectas como su estructura origi­nal. Quizás salvo el caso de la Astrum Argentum (A.·.A.·.) de Aleister Crowley, no hay ninguna que llegase a tan fantásticos logros.

EPILOGO: SU TRABAJO Y PERVIVENCIA HASTA NUESTRO DIAS

El hablar sobre el trabajo Mágico en el seno de la Golden Dawn, sería reiterar sobre la monumental obra del Dr. Israel Regardie: “La Golden Dawn” o sobre la obra “The Equinox of the Gods” de Aleister Crowley. En ellos, el lector interesa­do podrá encontrar una magnífica guía de trabajo, aunque por desgracia, de esta obra de Crowley no hay copia en español, sí la hay de la de Regardie.

En cuanto al trabajo y experiencias obtenidas, mediante el sistema de la Orden he juzgado oportuno centrarlo, junto con otras experiencias y sistemas mágicos, en otros ar­tículos que publicaré bajo el título de: LOS NUEVOS MAGOS.

¿Qué tipo de operaciones Mágicas se realizaban en la Golden Dawn? Pues además de los Rituales de los grados, toda una amplia gama de efectos entre los que podríamos citar: Consagración de Armas elementales, Astrología, Proyección Astral , Contacto con el Demiurgo, Adivinación, Alquimia, Las vestiduras de ocultación, Videncia, Asunción de Formas Divinas, Elevación por los Planos, Investigación y uso de Sellos y Sigilos, Contacto con inteligencias espirituales y un largo etcétera, entre los más espectaculares podemos señalar tanto la evocación a manifestación invisible (en el que se conseguía materializar al espíritu en cuestión) como el viaje mental a través de las líneas espacio-temporales.

¿Todo esto era real o una “fantasía” de los hermanos y hermanas de la Orden? Para contestar esto, tendríamos que investigar personalmente en sus técnicas o bien fiarnos de la palabra de alguno de sus Fratres. De hecho, no hay ninguno que cuestione ninguna de sus técnicas ni sus portentosos efectos.

Aunque en la Orden se admitía gente de cualquier estrato social, podemos verificar que muchos de sus miembros eran personas influyentes dentro de la sociedad Británica de principios de siglo. W.W. Westcott era “Coroner”, es decir una especie de magistrado judicial; W.B.Yeats fue Premio Nóbel de Literatura, Florence Farr, actriz y escritora, Arthur Manchen un inspirado escritor cuyas obras son conocidas mundialmente; Annie Hornimans, una rica heredera de esmerada educación hija del famoso importador de té; Dion Fortune (Violet Mary Firth) escritora y psíquica, sus obras pertenecen a lo más avanzado del Ocultismo; el rev. W.A. Ayton, uno de los más grandes ocultistas británicos, miembro de la Hermandad Hermética de Luxor; el Dr. Barridge, autor del “Repertorio de Medicina Homeopática” y, por supuesto, uno de los personajes más controvertidos del presente siglo: El Mago Aleister Crowley.

Tras los complicados procesos que tuvieron como desenlace el cierre de la Orden Hermética del Amanecer Dorado en el Exterior, esta sobrevivió en otras Ordenes que nacieron posteriormente.

La Stella Matutina del Dr. Felkin, donde ingresó Dion Fortune, estaba ya en su ocaso. La genial escritora intentó salvar el sistema mediante la creación de su Society Inner Light, a la que ella añadió y quitó según su criterio. Actualmente continúa existiendo, pero ya no bajo las líneas G.D. originales. Algunos de sus miembros, entre ellos W.E.Butler intentaron mantener las líneas originales de su fundadora, por lo cual se separaron de la Society y crearon Servants of the Light, hoy dirigidos por Dolores Ashcroft, pero que ya tampoco conservan la estructura mágica propia de la Golden Dawn.

Algunos Iniciados en la G.D. eran Norteamericanos. Cuando desapareció externamente la Orden, estos Adeptos Americanos se pusieron en contacto intentando formar su propia Orden. El que quizás consiguió en cierta forma ese propósito fué Paul Foster Case, constituyendo “Los Constructores del Addytum -B.O.T.A.”, con un conocimiento muy profundo sobre Cábala y Tarot, pero tampoco de la talla y calibre mágico de la G.D. original.

El Dr. Felkin (Fr. Finem Respice) aperturó dos Templos en Nueva Zelanda. Cuando se ocultó la Golden Dawn continental, estos Templos Neozelandeses continuaron trabajando según su criterio. Hacia los años 70, una serie de estudiantes motivados por la obra del gran cronista de la Orden, Israel Regardie y, en con­tacto con este y con los Templos de Nueva Zelanda, aperturaron dos Templos G.D. en U.S.A. que continúan trabajando hoy en día. Aunque a mi parecer el Sistema está algo contaminado y extremadamente alargado y lento, continúan con la tradición mágica de los Frateres y Sorores de la G.D.

En Gran Bretaña, los herederos son los misteriosos miembros de la Orden de la Piedra Cúbica (O.C.S.), expertos en Magia Enokiana.

El único que consiguió “elevar” y concretizar el Sistema G.D. fué uno de sus Magos más exaltados. Me estoy refiriendo a Aleister Crowley y a su Orden Astrum Argentum (A.·.A.·.), la cual, en estrecha fusión con la O.T.O. (Ordo Templi Orientis) han sintetizado uno de los sistemas mágicos más potentes y efectivos que se conocen: La Magia Thelémica. De esta forma, toda la estructura que dio origen a la Sociedad más poderosa de Magos que se conoce públicamente continuó hasta nuestros días.

La Alquimia y la Sociedad de La Niebla

La verdadera alquimia no pretende la transmutación individual sino hacerla extensiva a toda la humanidad, y en este sentido se han detectado sociedades encargadas de sondear en un sector de la población la reacción que supondría la ejecución de un determinado acto, que en principio es simulado y resultará aplicado en la realidad si el sondeo es favorable a determinados intereses.

De la misma manera, se han pretendido y se pretenden cambios sociales encaminados hacia determinados ideales o como reacción en contra de las circunstancias actuales.

Todo ello supone una transmutación, ya que se pretende cambiar la mente y la ideología de millones de personas para que se produzca un cambio social controlado y en determinado sentido.

Annie Besant fue notable como activista política para que la India se emancipase del Imperio Británico antes de que aceptase el cargo de presidenta de la Sociedad Teosófica, influyendo profundamente en seres que como Gandhi, han dejado una cuña de valores espirituales inmersos en un clima de odio y de materialismo, lo que provoca contradicciones que se manifiestan en la destrucción o en el deseo de destruir, retrasando la expresión objetiva de aquella energía espiritual y cohesionadora.

Dentro de estas iniciativas, colectivos como la Sociedad Teosófica o la Golden Dawn, surgieron en el siglo XIX como resultado de los grupos de pensadores, místicos y políticos que se encontraban desencantados ante dos siglos de racionalismo, época descrita por el poeta irlandés William Butler Yeats como: “la rebelión del alma contra el intelecto”.

Pues tanto Escocia como Irlanda, fueron alentadas por personajes como Yeats para llevar a cabo sus aspiraciones independentistas y tratando de encontrar en sus raíces celtas todo aquello que justificase sus motivos para emanciparse.

En Gran Bretaña, la Golden Dawn influenciaba a autores de novelas como el mencionado Bram Stoker o Bernard Shaw, mientras que en Francia se producía una potente corriente dentro de la que se encuentran personajes como Alejandro Dumas, George Sand, Delacroix, Poussin, Gerard de Nerval o el mismo Jules Verne, y esta corriente la provoca la Sociedad de la Niebla.

Esta sociedad se fundó en el siglo XVI por un impresor afincado en Lyon y llamado Griphe para la que eligió el nombre de “Néphès”, una antigua sociedad griega cuyo nombre significa “niebla” y constituye el símbolo sobre el que se representa la acción de Dios en el mundo, tal como se contiene en el libro Eclesiastés, 24-4: “Yo levanté mi tienda en las alturas y mi trono era una columna de nube”.

Y esta acción de Dios en el mundo la pretenden realizar a través de iniciativas como las de estas sociedades provocando cambios sociales desde las mentes de los hombres.

La Sociedad de la Niebla toma su ideología de la francmasonería y, al menos en sus principios, pretende el conocimiento de Dios a través de la naturaleza y de sus leyes reproduciendo la filosofía natural aristotélica, ideología compartida asimismo por los gnósticos y rosacruces, resultando que la mayor inspiración de la Sociedad de la Niebla la encuentra en Los Iluminados de Baviera, sociedad creada por Adam Weishaupt en el siglo XVIII y que, según George Sand, reclutaba a todos los instigadores que: “dirigen todas las cosas, deciden la guerra o la paz, castigan a quienes consideran perversos y hacen temblar a los reyes en sus tronos”.

Curiosamente, los Iluminados de Baviera defienden los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad, habiendo influido decisivamente en el advenimiento de la Revolución francesa en 1.789.

La Sociedad de la Niebla rehabilitó un texto medieval atribuido a un monje dominico en Italia, Francesco Colonna, siendo el nombre del libro “El sueño de Polifilo”, con contenidos que han influido a Miguel de Cervantes, Dante y Goethe, y han inspirado jardines como los de Versailles en Francia, los de Bomarzo en Italia o los de Aranjuez en España, todos ellos llenos de símbolos descritos en El sueño de Polifilo.

Alejandro Dumas, padre, publicó en 1.839 su novela “El Capitán Panfilo”, símbolo de Polifilo, pues “pan” significa todo o “poli” y la terminación “filo” coincide con el original, además conocidas son sus aficiones sobre temas esotéricos y las amistades con personajes que han tratado estos temas como Papus o Eliphas Levi, siendo él quien presentó a Julio Verne, entonces un joven, al editor Pierre Jules Hetzel.

Dumas fue notable como masón y libertario apoyando proyectos unificadores como el de Garibaldi en Italia, en cambio su amigo Hetzel se dejó notar como activista político, aunque ambos han colaborado estrechamente en los mismos proyectos.

Dumas y Hetzel son decisivos en la Sociedad de la Niebla, pues mientras Dumas buscaba y captaba nuevos valores literarios a través de los cuales se podría propagar la ideología de la Niebla, Hetzel les editaba sus obras, se las distribuía y promocionaba como nadie.

Uno de los personajes de Verne en su novela “La vuelta al mundo en 80 dias”, Philéas Fogg, esconde un nuevo Polifilo en su trama, pues etimológicamente puede descomponerse en “eas” que en griego significa todo y es el equivalente de Poli, y Fogg en inglés significa niebla. Pero hay más, ya que Philéas Fogg pertenece al selecto club llamado “Reform Club”, otra vez queda patente el deseo de reformar o transmutar, cuyas iniciales coinciden con las de la sociedad Rosa-Cruz además de dotarle de una de las características de la alquimia: la inmortalidad, pues lo describe como “un byron impasible que parece haber vivido miles de años sin envejecer”.

La Sociedad de la Niebla estableció una especie de complot para que se transformase el cristianismo mediante los rituales inspirados en los misterios de la sangre y que estaba financiado por la casa de los Habsburgo, pretendiendo secretamente realizar los ideales anárquicos de la Niebla mediante una profunda transformación social en todos los ámbitos: “desacreditar a todas las casas reales europeas para establecer una única dinastía reinante e institucionalizar la figura de un Gran Monarca en Europa, objetivo perseguido asimismo por otros grupos como el Priorato de Sión”.

El Misterio De Los 3 Treses

Una manifestación recurrente en los acontecimientos sobrenaturales es el fenómeno de los “tres tres.” Es difícil saber clasificar el fenómeno porque aparece tanto en casos de poltergeist como en la ufología y parece que tiene una extensión mundial.

El fenómeno consiste en la repetición del número tres en situaciones extrañas. Puede que se oigan tres golpes muy fuertes en una pared exterior de la casa tres veces seguidas, o se observa algún milagro luminoso tres o nueve veces, u ocurre algo insólito tres días seguidos. La mayoría de las veces el número está relacionado con la muerte.

Se encuentra un caso típico en Folklore, Prince Edward Island, un libro del folklorista Ramsay Sterling publicado en Charlottetown en 1973. La informante de Sterling explicó que, en el verano de 1967, su madre había llegado para pasar unas semanas con la familia en Ellerslie.

“En la segunda semana que estuvo con nosotros, vino a mi dormitorio una noche muy tarde para preguntarme si yo había llamado en su puerta. Había escuchado tres golpes pero cuando se levantó para abrir la puerta y mirar, no vio a nadie en el hall. Al día siguiente descubrimos que nadie había estado cerca de su cuarto y que sólo ella había escuchado los golpes. Estábamos seguros de que se lo había imaginado todo, pero tres noches después sucedió otra vez. En esa ocasión yo también escuché lo que parecían tres golpes en el hall. De nuevo no pudimos descubrir quién o qué era responsable. La semana siguiente mi madre volvió a su casa y yo me olvidé del asunto por completo.”

Al día siguiente de la partida de su madre decidió acostarse temprano. Sin embargo, en el medio de la noche, fue despertada por la voz de una mujer que le llamaba. Le parecía la voz de su madre. Ya que no podía dormir, bajó a la cocina. Eran las tres de la mañana. Estaba segura de que todo había sido un sueño y dejó de pensar en ello. Pero por la mañana, una llamada telefónica de una amiga de su madre le hizo cambiar de opinión:

“Ella había subido al dormitorio de mi madre sobre las tres menos cuarto la noche anterior. Mi madre parecía estar muy enferma y, unos minutes después, murió. Entonces supe lo que [los sonidos] habían significado”. (1)

Otra folklorista, Marie Trevelyan, menciona el mismo fenómeno en su libro Folk-Lore and Folk Stories of Wales [El Folklore y las Historias Tradicionales de Gales] (Londres, 1909): “Si se escuchan tres golpes en la casa por la noche, pronto habrá una muerte,” nos avisa. Este presagio de la muerte, el Tolaeth, siempre estaba relacionado con el número tres de una manera u otra. Por ejemplo, en un caso del año 1903, un pescador fue despertado en su cama por ruidos extraños en su casa, incluyendo golpes, el movimiento de las sillas y el arrastre de unos pies. Sucedió durante tres noches sucesivas, y una semana después su único hijo se ahogó en el mar.

En su obra, Trevelyan cuenta una antiquísima historia galesa, La Escapada Afortunada de Dewi Cwmdyfran. En este cuento, un hombre llamado Dewi, de Cwmdyfran, cerca de la ciudad de Carmarthen, pactó con el Diablo vivir hasta los cien años a cambio de su alma eterna. Para lograr esto, el Diablo le dio la instrucción de dejar un saco de trapos en su cama siempre que la Muerte se acercase o llamase a su puerta. Si Dewi se escondiera en el armario y fingiera roncar, la Muerte creería que estaba acostado y se llevaría el saco de trapos en su lugar.

Pasó un tiempo. Cuando llegó el día, la Muerte golpeó a la puerta tres veces. No contestó nadie. Creyendo que el hombre estaba profundamente dormido, abrió la ventana, entró y cogió el saco, huyendo a la calle con él. Algo parecido ocurrió la segunda vez, unos años después, logrando engañar a la Muerte de nuevo.

La tercera vez que la Muerte vino de visita a la casa de Dewi, sin embargo, después de su noventa cumpleaños, él estaba profundamente dormido, roncando en la cama. No escuchó cómo se acercaba el espíritu, y no tuvo tiempo para colocar el saco de trapos en su lugar. La Muerte entró en el cuarto triunfalmente y agarró a Dewi, quien se despertó y intentó luchar contra ella. Pero fue inútil: no se puede engañar a la muerte en su tercera visita. Por supuesto, se entiende por el titulo del cuento que Dewi, al final, no escapó de la Muerte pero sí del Diablo, cuya parte del pacto no se cumplió. (2)

El folklore de Adams County
Las historias de los habitantes de Adams County, Illinois, siempre me han aportado muchos datos. En los años treinta el ministro de la iglesia anglicana, Harry Middleton Hyatt, recogió miles de testimonios de entre los residentes del condado, catalogando sus costumbres, creencias y experiencias personales. Fueron publicados en un volumen de 723 páginas por la Fundación Alma Egan Hyatt en 1935 (3). El valor histórico del estudio es inestimable porque conserva y comunica los pensamientos y las ideas de la sociedad norteamericana antes de la Segunda Guerra Mundial. La obra consiste en 10.949 testimonios, con una extensa sección dedicada a las misteriosas luces, esferas de fuego, velas voladoras, estrellas y destellos que se vieron en la región en las primeras décadas del siglo XX y las interpretaciones que hacía la gente de ellos. No pudo haber ninguna influencia ufológica sobre los testimonios en ese tiempo, dado que la era de los ‘platillos volantes’ aún no había comenzado.

Lo primero de lo que uno se percata al leer los informes de Adams County es que las luces desconocidas del cielo y otros fenómenos se identificaban automáticamente con presagios, especialmente los de la muerte. Decenas de testimonios personales describían las luces como una señal de que alguien de la comunidad enfermaría o moriría. En algunos casos existe una conexión bastante clara, en otros es más discutible. En todos los casos se empleaba el término inglés token para hacer referencia a esos fenómenos, una palabra antigua anglosajona que procede del verbo tácen, “señalar, indicar.”

No sólo las luces fueron consideradas como avisos, sino también otros fenómenos extraños: animales desconocidos, voces sin dueño, y fantasmas; todos parecían traer algún mensaje. Casi siempre el número tres entraba en escena: los animales token se veían durante tres días; las voces hablaban tres veces; se oían ruidos extraños tres veces o tres días sucesivos; las llamadas importantes y las muertes ocurrían a las tres de la mañana; los acontecimientos importantes sucedían en periodos de tres meses, tres semanas o tres días.

Un testigo entrevistado por Hyatt dijo: “Yo creo en los tokens. Mi madre no se sentía bien y unos tres meses antes de que muriera, la mecedora donde siempre se sentaba subió y bajó tres veces, levantándose en el aire sin que nadie la tocara. Supe entonces que serían tres días, tres semanas o tres meses, y fueron tres meses”. Las experiencias de los abducidos Ahora consideremos la siguiente anécdota, también de Adams County: “Yo creo en los avisos. Tenía una vecina que escuchó tres golpes en su puerta durante tres noches seguidas. Cada noche ella fue a la puerta pero no había nadie allí. La tercera noche, justo cuando ella empezó a abrir la puerta, una gran estrella apareció en la puerta. Entonces supo que indicaba la muerte: su madre moría en California alrededor de la misma ahora que apareció la estrella en su puerta”.
¿Qué tiene que ver esta experiencia con las abducciones extraterrestres? La conexión es tan sorprendente como enigmática. En su libro Transformation (1988), el abducido y novelista Whitley Strieber afirmó que había escuchado, el 27 de agosto de 1986, “nueve golpes en un lado de la casa, tres series de tres,” como un componente de su contacto con los extraterrestres. No pudo entender qué podían significar, pero presintió que estaban íntimamente relacionados con las actividades de los alienígenas que continuamente le raptaban. Si éste fuera el único caso de este tipo se podría considerar la experiencia de Strieber una mera coincidencia. Sin embargo, como él pudo comprobar, no es así. En una obra posterior, The Communion Letters, Strieber apunta que para muchos abducidos “las cosas aparecen en series de tres, u ocurren a las 3:33, o pasan tres noches seguidas.” (4)

Mis propias pesquisas me han llevado a la misma conclusión. Para confirmar la existencia del fenómeno de los tres treses en la ufología moderna, envié una carta al sitio web de UFO UpDates, preguntando a los miembros si tenían alguna información que añadir (5). La primera respuesta que recibí fue del abducido norteamericano John Velez. Aunque expresó cierta desconfianza acerca de las obras de Whitley Strieber, y que él mismo no había escuchado los golpes, sí apunto que ambos él y su mujer habían oído una serie de pitidos electrónicos esporádicamente durante varios años. Sonaban en tres series de tres. A veces se repetían los pitidos en ciclos de nueve durante una hora o más. Velez me explicó que la fuente del sonido no se podía localizar en su casa, la habían buscado en todas las habitaciones sin ningún éxito. Los pitidos han persistido durante sus 32 años de matrimonio. Además, Velez me aseguró que había conocido muchos casos de abducciones en los que se escuchaban los mismos pitidos digitales (6).

La carta de John Velez fue seguida por una del investigador Bill Hamilton, quien dijo que no sólo había encontrado el fenómeno años antes en un caso de abducción, sino que incluso poseía una grabación del sonido en una cinta! (7) Esto era fascinante, y parece demostrar que quizás un fenómeno auténtico se esconde detrás de las anécdotas tradicionales.

Otra carta de Velez enviada al mismo día indicaba que el sitio web de PEER, un grupo dirigido por John Mack, había publicado informes de otros abducidos que habían oído pitidos antes de sus experiencias. Sin embargo, todavía no se ha hecho un estudio profundo acerca del origen de estos sonidos, por lo que no puedo confirmar que siempre se oigan en series de tres o nueve. Una comunicación posterior del ufólogo Kevin Randle apuntó que “este fenómeno de golpes o pitidos, en múltiplos de tres, a menudo en tres series de tres, es conocido en la literatura demoníaca.”(8) La misma semana me mandó tres textos donde se ve muy bien que, de hecho, el fenómeno es bastante común en la demonología y en los casos de posesión. Curiosamente, 18 meses después de la experiencia que tuvo Whitley Strieber, pero muy poco tiempo antes de la publicación de su libro, numerosas personas en Glenrock, Wyoming, fueron despertadas por “una serie de nueve golpes en tres grupos de tres en sus coches, en las paredes o en los tejados de sus casas, o en sus puertas.” Un articulo sobre el suceso se publicó en la prensa semanas antes de la publicación de Transformation (9).

Según el articulo, “la serie de nueve golpes secos” fue escuchada por todos a la vez el domingo por la mañana a las 2:45 a.m. La policía recibió llamadas de varios residentes asustados, pero todos “descartaban la posibilidad de que fuera una broma… Los residentes miraron por las ventanas de sus casas rápidamente y inspeccionaron sus propiedades,” pero no vieron a nadie. Para colmo, el articulo mencionó también un OVNI que se vio en las proximidades la misma noche.

En su obra Breakthrough, Strieber describe de nuevo “la extraña fuerza” de los nueve golpes que sonaron “en un lado de la casa.” Procedían “de un sitio cerca del tejado donde nadie pudo haber estado.” (10) Golpes en las abducciones y el folklore Es interesante comparar su experiencia con los siguientes testimonios de Adams County: “Mi padre estaba enfermo. Era una noche cálida y yo estaba tumbado en un colchón de paja en el suelo para cuidarle, cuando sonó como si alguien cogiera una tabla y la golpeara contra el lado de la casa tres veces muy fuerte. Di un salto, porque me asustó. Miré, y vi cómo mi padre moría. Había sido un aviso, porque me había dormido y no le habría visto morir si el aviso no me hubiera despertado.” “Una noche estaba sentado en el salón cuando escuché golpes en la pared. Empezaron en el techo y siguieron hasta el suelo. Lo hizo tres veces. No pude averiguar lo que fue, pero era un presagio que me comunicaba la muerte de mi hermano, porque murió en dos días.”

Quizás la diferencia más notable entre los casos tradicionales y los ufológicos es que en los últimos no existe una clara conexión entre los golpes y la muerte Hay cierto paralelismo en los libros de Strieber, porque tiende a hablar del papel que supuestamente desempeñan los alienígenas a la hora de la muerte, y de las experiencias extrañas de los moribundos, pero no llega a relacionar los números tres y nueve con presagios negativos. No obstante, las extrañas luces que parecían invadir su hogar coinciden muy bien con las anécdotas de Adams County, donde cada OVNI se consideraba la señal de una muerte cercana. Para ver si un caso antiguo sería catalogado como un incidente ufológico por alguien especializado en el temática, envié el testimonio de un token del año 1900 a un conocido investigador de abducciones norteamericano.

Éste es el token que le mandé: “Hace tres años vivía en la mitad de una casa. La mujer que tenía la otra mitad tenía un niño que estaba enfermo. Al subir las escaleras, al final del último tramo, había tres escalones más que conducían al cuarto del niño. Una noche, cuando yo estaba subiendo para acostarme, sin pensar en nada en particular, al llegar casi hasta el último escalón, una luz brillante me deslumbró mientras pasaba por delante de mí como un rayo, y vi cómo se pegó con la forma de una gran estrella en el panel de la puerta del pequeño. Me asustó tanto que me fui corriendo hasta [la casa de una amiga]. Le pregunté qué creía ella que podía ser””

La amiga de la testigo le dijo que probablemente descubriría el significado del token en los siguientes 24 horas. Y eso es exactamente lo que pasó: el niño “se puso peor esa noche, y murió el día siguiente cuando bajó la marea. Había sido la señal del niño que yo había visto, y rezo para nunca ver otra.” (11)

El ufólogo inmediatamente identificó la historia del token como indicación de una posible abducción: “He catalogado decenas de incidentes así; me parece un caso muy típico.” Una experiencia religiosa Tras recopilar diversos casos de los “tres golpes” y de la repetición del número tres en general, encontré evidencias de la recurrencia de este fenómeno a lo largo de la historia, y hasta la actualidad.

Se puede encontrar el fenómeno en la literatura demonológica moderna sobre las posesiones (en la que se supone que el Diablo se burla de la trinidad al realizar sus actividades en series de tres (12)), en los ritos masónicos, en los libros ufológicos y en el folklore tradicional. ¿Podía tener su origen todo en la Biblia” Según el Nuevo Testamento, Cristo fue crucificado a la tercera hora, empezó a agonizar en la sexta hora y murió a la novena. Se encuentra el número tres repetido en todo el Antiguo y Nuevo Testamento: en el Libro del Génesis 1:13 la tierra surgió del agua primordial el tercer día de la creación; más adelante (Génesis 18:2), un trío de divinidades aparecen ante Abraham; tres fueron los muertos que el Mesías resucitó; tres los idiomas escritos en la cruz; tres los oficios de Jesucristo: profeta, cura y rey. De hecho, el erudito E. W. Bullinger (1837-1913) hizo un estudio del tema bajo el titulo El Número en la Sagrada Escritura: Su Diseño Sobrenatural y Significado Espiritual (disponible en inglés en Internet en http://philologos.org/bpr/files/n007.htm).

El fenómeno no se restringe a la religión cristiana. Los números tres y nueve están íntimamente asociados con la muerte en muchas culturas. Entre los aztecas se creía que el infierno estaba divido en nueve niveles, el soberano de cada uno también reinaba sobre nueve divinidades nocturnas. Los chamanes Chuvache de Volga, quienes también dividen sus dioses en grupos de nueve, realizan ritos de sacrificio en los que nueve verdugos matan a nueve victimas. Sus vecinos, los Cheremisse y los Yakuto, también destacan este número en sus ritos (13).

En Irán, o más específicamente en el Zend Avesta, encontramos una descripción del rito funerario de lavar la ropa del difunto nueve veces: las primeras tres con orina, las siguientes tres veces con tierra, y finalmente tres veces con agua. Si alguien entra en contacto con el cadáver debe realizar un rito para el que se requieren tres agujeros llenos de orina de buey. (14) Las experiencias de los sacerdotes Algunos curas han profesado haber tenido experiencias con los golpes. El abuelo del fundador de la Iglesia Metodista, el Reverendo Samuel Wesley, estuvo involucrado en una manifestación del fenómeno en el siglo XVIII.

Todo empezó el 1 de diciembre de 1716, cuando la criada de la familia Wesley escuchó unos gemidos sombríos que parecían proceder del comedor de la casa. Cuando la señora Wesley y otros miembros de la familia se enteraron lo trataron como si fuera una broma, hasta que fueron todos despertados por unos golpes fuertes en el cuarto de los niños unas noches después. Sólo Samuel Wesley no oyó nada aquella noche, y al principio los demás decidieron no decirle nada por si acaso fuera un presagio de su muerte. No obstante, cuando el fenómeno se repitió más veces y decidieron contárselo, se negó a creerles.

Aquella noche él mismo escucho nueve golpes fuertes al lado de su cama. A partir de entonces, toda clase de fenómenos paranormales invadieron el hogar y empezaron a preguntarse si era todo un token para el Reverendo o para su hijo mayor. Pero afortunadamente la “infestación” se acabó el febrero del año siguiente sin que se produjera muerte o desgracia alguna. (15) Un caso parecido data de septiembre del año 1934.
El principal testigo era el Reverendo G. S. Hewins, quien vivía en la casa parroquial en East Staffordshire, Inglaterra. Sobre las 4:00 de la madrugada, la mujer del reverendo oyó a alguien “deslizarse por el rellano en zapatillas.” Inmediatamente creyó que era su sobrino pequeño, que estaba con ellos y se encontraba enfermo. Sin embargo se dio cuenta de que el aire se volvía cada vez más helado mientras el ser se acercaba a su cama. Se quedó tumbada, con los ojos cerrados, si atreverse a abrirlos. Se le ocurrió que algo que jamás había experimentado le estaba vigilando, y por instinto agarró una pequeña cruz en la mano, creyendo que le protegería de toda maldad.

Unos momentos después (“que parecieron ser horas”) escuchó un profundo suspiro, y el ser desapareció. Como apuntó más adelante el reverendo en una carta para el gran investigador de poltergeists, Harry Price, “Su propia creencia es que se trataba de algún hombrecillo apenado, que, al salir [del cuarto], se sintió más alegre que cuando entró. Ella durmió profundamente después [pero] yo no me desperté en ningún momento, ni sentí la visita en absoluto. Ella estuvo nerviosa toda la semana.” (16) Pero eso no fue todo.

En septiembre de 1935 la misma mujer, quien por entonces había insistido en cambiar de dormitorio a un ala distinta de la casa, “fue despertada por tres tremendos golpes y escuchó unos pasos.” Aterrorizada, despertó a su marido para contárselo, pero no se volvió a escuchar nada raro aquella noche, ni aquel año. Un año después, en septiembre de 1936, ni el reverendo ni su mujer estaban en casa y nada extraño les sucedió. Pero en el mismo mes del año 1937, ¡ocurrió de nuevo! En esta ocasión, ahora en su dormitorio original, el reverendo escuchó “tres golpes fuertes en la puerta del cuarto a las 6:30 de la madrugada. Esta vez mi mujer no los oyó.

Me pareció muy extraño e inexplicable.” Es tentador especular si una segunda serie de tres golpes se habría escuchado en 1936, cuando el matrimonio se encontraba de viaje. Por otro lado, ¿es relevante que el fenómeno siempre se manifestaba en el noveno mes del año” La última experiencia que el reverendo apuntó sucedió en 1938: “A las 12:30 de la noche el 17 [de septiembre], mi mujer se despertó de repente y escuchó dos golpes fuertes. Ella cree que el primero debió haberle despertado.

Me despertó a mí y me dijo: ‘Ha llegado’“. Strieber escribe que sus nueve golpes fueron seguidos por dos golpes juntos, que él interpreta como “fracaso” (es decir, su incapacidad de salir de su casa para investigar lo que había causado el ruido). ¿Sucedió algo parecido en la casa parroquial” Harry Price planeó una visita a la casa del párroco en 1939 para experimentar la visita anual en persona, pero por desgracia el estallido de la Segunda Guerra Mundial hizo que esto fuese imposible. Esto es una pena, porque habría sido interesante comprobar si las experiencias del reverendo y su mujer fueron seguidas por una enfermedad grave o una muerte familiar. Para terminar, veamos unos ejemplos más recientes del fenómeno que pueden consultarse en Internet.

Evidentemente, los archivos WWW no son conocidos por su fiabilidad, pero he elegido tres que son representativos de alrededor de 150 testimonios personales disponibles en la red. Por lo menos muestran que la creencia sigue viva. Nova Scotia, Canadá: 1986 En la página Paranormal Story Archives del sitio web “About.com” encontramos una carta que describe un incidente token ocurrido en octubre de 1986.

El autor, Rick P., dice que él y su mujer escucharon un “¡bang bang bang!” muy fuerte en la pared de su casa en Dartmouth, en Nova Scotia, Canadá. La pareja, que se encontraba leyendo tranquilamente, se asustó pero al salir no encontraron a nadie. La noche siguiente se sorprendieron al ver cómo la puerta del granero se abrió sola “unos tres pies” y se cerrara sin que nadie la tocara. No pensaron que tuviera ningún significado, pero al día siguiente por la noche escucharon tres golpes fuertes en la puerta principal de la casa. Rick se levantó en seguida para abrirla, pero no había nadie allí.

Creyeron que debían haber sido unos niños gastandoles una broma. Pero unos 15 minutos después oyeron un terrible sonido en el suelo de la cocina, como si un ser invisible estuviera rascándolo con sus uñas. Pudieron seguir el ruido mientras se movía desde una habitación a otra. Decidieron que se debía a ratas o ratones en el sótano. Sin embargo, al bajar por las escaleras para corroboralo, Rick y su mujer escucharon de repente tres golpes fortísimos en la puerta del patio. Rápidamente miraron por la ventana, pero, de nuevo, no había nadie, y comprobaron que tampoco había ratones en el sótano. La siguiente noche los golpes se repitieron en la puerta. El matrimonio empezó a darse cuenta de que parecía como si alguien quisiera llamar su atención. Al salir al jardín comprobaron que el rocío en la hierba no había sido pisado. Luego oyeron lomismo en la puerta del garaje. Todo era inexplicable. El autor de la carta escribe que comenzaron a sospechar que el fenómeno había sido un forerunner (un sinónimo de token) de que alguien iba a morir. Dos días más tarde, su cuñado le llamó para comunicarle que su madre se estaba muriendo. De hecho, murió veinte minutos después de colgar el teléfono. (17)

El Ángel de los Tres Golpes: 1990s Otro sitio que publica testimonios particulares es www.angels-online.com. Aquí, se recogen las historias de personas que creen que sus experiencias son manifestaciones de la voluntad de Dios. No me extrañó demasiado hallar un informe sobre el fenómeno de los tres golpes allí, entre las historias de milagros y encuentros con seres angélicos. Titulado Three Knocks, la autora anónima dice que el incidente ocurrió “hace más de cinco años,” lo cual lo data al comienzo de los 90. La testigo estaba tumbada en la cama, esperando a que llagase su marido después de su turno de trabajo en un molino cercano.

De repente escuchó lo que parecía ser una caja de música en alguna parte de la casa. Se levantó y buscó por la casa creyendo que su marido le había traído un regalito, pero no había nadie allí. Entonces creyó escuchar unos niños fuera jugando con una pelota: “Toc, toc, toc, como el sonido de un balón de baloncesto golpeando el suelo tres veces.” En aquel momento la mujer empezó a llorar mientras le entró “una sensación sobrecogedora de paz.” Tras haber perdido su empleo y haberse quedado sin dinero, ella creía que quizás era Dios comunicándola que no debía preocuparse. Más tarde el mismo día contó a su hermana lo sucedido. Su hermana le contó que existía un refrán antiguo que decía que “cuando escuchas tres golpes, estás a punto de perder un ser querido.”

Como no era una persona muy supersticiosa, no prestó ninguna atención al aviso. Sin embargo, tres días después, su madrina sufrió una trombosis y murió el mismo mes. La autora de la carta concluyó que la música y los tres ruidos se debían a la visita de un ángel cuya misión era prepararla para la perdida de alguien importante. Brisbane, Australia: c.2000 El mismo fenómeno surge en un caso de poltergeist de Australia, mencionado en el sitio web australiano Archive X. Adam Royle, quien incluye su dirección electrónica en su carta, escribe que ha tenido dos experiencias con fantasmas en su vida.

La primera ocurrió “entre las 9:00 y las 9:30 de la tarde.” Estaba a punto de acostarse cuando “oí tres golpes en mi armario.” Abrió la puerta para ver si su gato se había quedado atrapado dentro de alguna manera, pero no encontró nada. Como el resto de la familia estaba dormida en el otro lado de la casa, volvió a su cama y intentó olvidarlo. Pero, después de un rato, los tres golpes sonaron de nuevo. Esta vez no se sintió muy cómodo. “Lo que me desconcertaba era que las ventanas de mi cuarto estaban cerradas y vivíamos en la segunda planta de un bloque,” dice. Su segunda experiencia ocurrió una mañana cuando se encontraba en la ducha. Mientras se lavaba el pelo vio “una brillante luz” que pasó lentamente ante sus ojos desde la ventana a la puerta. La puerta estaba cerrada y el sol brillaba sobre el otro lado de la casa, así que no cree que pudo haber sido la luz del sol.

La carta de Royle acaba con una petición aparentemente sincera: “No creo que fueron fantasmas malvados ni nada así, pero si sabes algo de estos temas por favor escríbame…” En fin. Mi postura, en lo que “el fenómeno de los tres treses” se refiere, es de cierto escepticismo pero mantengo la mente abierta a casi cualquiera sugerencia seria. Prefiero pensar que mi contribución al estudio de lo paranormal es más descriptiva que interpretativa, así que dejaré que vosotros decidáis si hay algo de cierto en estas historias. En las supersticiones y la mitología existen muchos números recurrentes: el 7, el 13, incluso el 666. Pero la verdad es que no conozco otra serie de números que se repitan con tanta regularidad, tanto en los temas paranormales como en el folklore, y esta coincidencia por sí sola me parece suficientemente interesante como para justificar este articulo. Sin embargo, su relación con la ufología es bastante más oscura: aún no he encontrado ninguna prueba que muestra claramente que el fenómeno de “los nueve pitidos” data de una época anterior a la publicación del libro de Whitley Strieber.

¿Acaso fue él que introdujo este elemento en las historias de abducciones” No sería la primera vez que el autor de Communion ha incorporado elementos folklóricos en las historias de abducción OVNI, pero hasta que tenga datos más concretos no puedo llegar a ninguna conclusión firme.