Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 8 de diciembre de 2009

El Mito Maorì que Rozo la Realidad


La mitología Maorì da cuenta de una leyenda utilizada por los ancianos para atemorizar a los mas pequeños: el Hokoi una bestia alada que se lleva a los niños malcriados y se los da de cenar a sus crías.
Según un estudio publicado en el journal of vertebrate paleontology es muy probable que esto haya sucedido. Hace 750 años, las dos islas de Nueva Zelanda estaban pobladas por un águila gigante conocida popularmente como águila de Haats (Harpagornis Moorei).
Hasta el momento se creía que esta ave de 18 kg y hasta 3 metros de envergadura tenia hábitos carroñeros por que su pico presenta, al igual que los buitres, una saliente en la ventana de sus orificios nasales, que los ayuda a garantizar el paso del aire cuando sumergen la cabeza en un cadáver. Sin embargo, los resultados obtenidos por Paul Scolfield, del museo de canterbury, y Ken Ashwell, de la universidad de Nueva Gales del Sur, demuestran lo contrario. Mediante tomografía axiales computarizadas (TAC), los investigadores lograron reconstruir el tamaño del cerebro, los ojos, los oídos y la columna vertebral de esta especie.
Los valores fueron comparados con los de aves modernas, tanto depredadoras como carroñeras, para establecer sus hábitos. Los resultados indican que era un depredador temible por que su pelvis podía soportar una embestida tras descender en vuelo vertical a 80 km por hora y mutilar a la presa con sus garras equivalentes a las de un tigre.
Como Nueva Zelanda carecía de mamíferos porque se desprendió del continente en el periodo cretácico, sus victimas comunes eran seres humanos pequeños y Moas, aves terrestre herbívoras incapaces de volar, que pesaban 250 kg y promediaban los 2,5 metros de altura.
El estudio sugiere, además, que la especie, extinta hace 500 años, evoluciono en su ancestro moderno en un periodo muy corto de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada