Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 4 de febrero de 2010

La Leyenda De Los Perros Negros


Hacia el Malargüe, cercano al Pozo de las Ánimas se encuentra el “Puesto de los Perros Negros”, habitado por gentes de siempre… Como la mayoría de los puestos de la pre cordillera andina. Pero, ¿por qué “Perros Negros”? Los que saben, afirman que en un puesto, cualquiera que sea, deben criarse perros negros, pues ellos contrarrestan los maleficios del Diablo y sus secuaces.

Se cree que esta leyenda nació luego de que un extraño suceso hiciese rondar por los alrededores de aquél puesto a un enorme perro negro. Hace muchos años atrás, un alud de la montaña cayó sobre aquél puesto. Cuando los vecinos intentaron rescatar a sus moradores, no encontraron rastro de ellos… Más que un tierno cachorro de pelo negro y brillante como la noche estrellada. En ese momento nadie le prestó atención, atareados como se encontraban por hallar las víctimas. Nada se encontró, nada se recuperó; y del perro nadie volvió a acordarse ni se supo de él.

Meses después, otro puesto se levantó en un lugar cercano. Todo iba bien, hasta que un rayo inició un incendio. La familia logró dejar las habitaciones en forma íntegra, a excepción del hijo menor, que en ese momento contaba con dos años de vida. Los padres se hallaban desesperados y clamaban a los gritos por ayuda. De la nada, surgió el perro negro, quien penetró en la vivienda, y arrastró al pequeño afuera, sosteniéndolo cariñosamente entre sus fauces.

Luego, desapareció…

Desde entonces, circula entre los paisanos la creencia de que es buena suerte tenerlos al lado… Y muchas son las pruebas que los puesteros aportan para afirmar sus opiniones. Cuando la nieve corta el sendero, hay que dejar que el perro negro elija el camino. Seguramente lo llevará a un destino donde encontrará abrigo, leña y comida.

Si un animal se pierde en la sierra, si no encuentra el rastro del piño porque se ha desperdigado, deje que el perro negro se encargue, ya del animal extraviado, ya del piño diseminado. Seguramente a las pocas horas volverá con la oveja descarriada o para que siga al lugar en el que puede encontrar su hacienda.

Al lado del caballo, el perro negro aporta sabiduría, pues le indica el mejor camino, el más seguro, el que no tiene cuevas infames que pueden quebrarle una pata al caballo. Su ladrido se escucha a lo lejos para advertir el peligro.
En las vegas hermosas de la sierra andina, el perro negro le pinta hermosas motas al paisaje agreste pero encantador. Es un habitante más de la bella Mendoza, provincia de la República Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario