Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

miércoles, 2 de junio de 2010

El Arlequín de Porcelana


Le dije al vendedor que me lo llevaba. Me comentó que sobre él pesaba una maldición: que todos los que se lo han llevado han sufrido una desgracia mortal.

Según cuenta la leyenda existió un asesino llamado Clopi. Su atuendo era un disfraz de arlequín y sus víctimas eran niños a los que mutilaba de todas las extremidades, utilizando sus torsos como figuras decorativas. Un buen día, el asesino hizo un conjuro y repartió su alma por todos los arlequines de porcelana y concretó que todo aquel que se llevara uno sufriría una desgracia.

No hice caso al vendedor y me lo llevé. Cogí el coche, puse al arlequín en los asientos traseros. Iba por la carretera y había un paso a nivel, pero se podía pasar, así que aceleré a tope. De repente, una extraña fuerza me bloqueó el coche dejándome en mitad de la vía, no podía salir. Me fui a girar a ver si venía el tren y ahí lo tenía.

Se estampó con tal violencia que me mató en el acto, mi madre acudió al suceso. Preguntó si se había podido salvar algo, el policía le dijo que sí: un arlequín de porcelana, el cual llevaba una nota que decía:

'Felicidades mamá'.

1 comentario: