Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

lunes, 2 de agosto de 2010

El Mito de Keb y Nut y El Calendario Egipcio


Cuenta la mitología egipcia que al principio de los tiempos el año contaba sólo con 360 días, pero que ésto cambió cuando Itemu (conocido como Atum por los griegos) descubrió que Nut, diosa del cielo y de los astros, y Keb, dios de la Tierra, conocido por los griegos como Geb), ambos nietos de Itemu, vivían una pasión prohibida que los unió de tal modo que el mundo se quedó sin aire.

Itemu ordenó entonces a su hijo Shu, padre de los amantes y dios del aire y de la luz, que los separara fuera como fuese. Y Shu encontró una forma: separó a sus hijos levantando la cabeza y cuerpo de Nut para que ésta no pudiera volver a acercarse a su hermano. Así Shu, la atmósfera, separa a Nut, el cielo, de Keb, la Tierra.

Pero Nut ya estaba embarazada, así que el enfado de Itemu se hizo aún mayor y prohibió a la diosa dar a luz a su hijo dentro de cualquiera de los 360 días del año.

Pero he aquí que apareció Dyehuty, (Thot para los griegos), dios de la sabiduría y que además poseía control sobre el tiempo, hijo a su vez de Itemu, y quiso ayudar a Nut, a su hermana, por la que sentía gran afecto.

Cuentan que retó entonces Dyehuty a Jonsu, dios de la luna, a un juego en el que el premio para el vencedor era Tiempo. Fué así como logró ganar 5 días para que Nut engendrara a sus hijos, días que como no estaban dentro de los 360, permitían a Nut liberar su vientre sin quebrantar la prohibición de Itemu. Así fue como, fruto de una incestuosa unión, nació Osiris, Horus, Set, Isis y Neftis.

Y así fue como el calendario pasó de 360 días a 365. Y así fue también como, al primer mes de este nuevo calendario egipcio se le dio el nombre de su creador, Dyehuty.

Por su parte, también cuentan que el dios Jonsu quedó tan desfallecido que es por ello por lo que sólo una vez al mes puede brillar con total intensidad. El resto del ciclo lunar lo único que puede hacer es recuperarse poco a poco hasta que nuevamente pueda destacar en el cielo nocturno, cuando aparece como Luna Llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario