Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 3 de octubre de 2010

Fauna Maya


Los animales constituyeron para los mayas una manifestación de las fuerzas divinas, a la vez que fueron su enlace con la naturaleza y adquirieron un estatus mágico-religioso siempre presente en la vida cotidiana del pueblo, rica en expresiones rituales.

La fuerte carga simbólica de los animales en la cultura maya es sumamente compleja y está cargada de imágenes visuales y mentales presentes en el inconsciente colectivo; además, aún pervive gran parte de su esencia entre diversos grupos indígenas, de tal forma que incluso la danza rescata, en sus coreografías y atuendos, toda esta riqueza expresiva.

Alessandro Lupo, en su ensayo "Nahualismo y tonalismo", explica: "Mientras que sólo a algunos individuos les está concedido el don de transformarse en animales (nahuales), todos poseen desde su nacimiento un alter ego, un doble animal que determina su carácter, su resistencia física y espiritual y, en última instancia, su destino".

Sobre las facultades metamórficas de hombres y dioses, Lupo se basa en diversos estudios de Freidel, Schele y Parker, para afirmar: " ...algunos glifos recurrentes en las inscripciones representan el concepto de espíritu compañero, al que se ha interpretado como nahual del fundador de una dinastía de gobernante que legitimaba y otorgaba poderes místicos a los descendientes... o también como verdadero alter ego sobrenatural (muchas veces en forma de animal) de los soberanos...

En este caso, la idea de que los poderes de los gobernantes derivaban de la conexión con espíritus zoomorfos, llamados way, puede ser comparada con las creencias actuales de los tzotziles, según las cuales las personas que ocupan los principales puestos político-religiosos ejercen a favor de la colectividad poderes místicos particulares, que poseen en virtud de la coesencia con alter ego de animales fuertes, tales como jaguares y pájaros que vuelan en lo alto".

La lista de animales de la fauna maya pareciera también ser infinita; su belleza, colorido y atribuciones son también dignos de destacarse: jaguares, alces, pumas, jabalíes, monos araña y saraguatos; serpientes de diversos tipos (coralillo, cascabel, mazacuata, nahuyaca...); saurios (cocodrilos, lagartos, caimanes); venados, tortugas, quetzales, águilas, colibríes, tapires, manatíes, conejos, pecaríes, armadillos, coatíes, comadrejas, coyotes, zarigüeyas, faisanes, alcaravanes, pijijes, buitres, urubúes, zopilotes, garzas, gallaretas, tucanes, loros, guajolotes, pavones...

Los insectos y los animales marinos constituyen también universos en sí mismos imposibles de abarcar. Pensemos que la Península de Yucatán cuenta con un entorno submarino verdaderamente espectacular. Baste mencionar los sistemas arrecifales de Palancar y Chinchorro, verdaderos paraísos del buceo.

Entre los animales más importantes de la fauna maya, por su valor simbólico en su cultura están los siguientes:

Quetzal: Este habitante de los bosques de niebla del mundo maya -Sierra Madre de Chiapas y partes elevadas de los Altos de Guatemala- fue símbolo de majestuosidad, belleza, fertilidad, abundancia y vida. Los adornos, atuendos y estandartes confeccionados con su iridiscente plumaje eran la materialización del poder, el tributo y la riqueza. Como ejemplo del respeto que los mayas tenían por la naturaleza, cabe destacar que nunca mataban a estas aves para quitarles sus plumas; las atrapaban, tomaban algunas plumas de su cola --que medían alrededor de noventa centímetros-- y las dejaban en libertad, sabiendo que sus alas crecerían de nuevo.

Jaguar. Balam, para los mayas, el jaguar simbolizó el poder que acompañaba a los sacerdotes, guerreros y hechiceros. Incluso algunos distinguidos comerciantes portaron pieles de jaguar. Estuvo ligado a las fuentes del agua y la fertilidad de la tierra; pero también a la oscuridad y al inframundo. Su piel moteada representó para los mayas el cielo estrellado.

Cocodrilo: Dentro de la cosmogonía maya, un enorme cocodrilo sostenía la Tierra. En el centro ceremonial de la ciudad de Lamanai, en Belice, se veneró a este animal como fuente de poder. Se le representaba con el signo imix, relacionado con el maíz y la flor de mayo. Itzamná, deidad esencial del pueblo maya, considerada energía fecundante del universo, es a menudo representada emergiendo de las fauces de un cocodrilo. También se le relacionó con la ceiba, el árbol sagrado de los mayas.

Colibrí: Era admirado porque, a pesar de su tamaño, mostraba gran fuerza y poderío al volar. Su belleza, colorido y precisión eran además cualidades muy apreciadas. Cabe destacar que los mexicas pensaban que esta ave nunca moría, y era el símbolo de Huitzilopochtli. En la cultura zapoteca, era el encargado de beber la sangre de los sacrificios.

Mariposa: Las culturas prehispánicas consideraban que las mariposas eran las almas de los guerreros muertos en batalla o sacrificio. Después de acompañar durante cuatro años al Sol en su recorrido diario, se convertían en este insecto.

Mono: Este animal está ligado a la concepción de que los primeros hombres fueron monos. Para mayor referencia, consúltese El Popol Vuh.

Murciélago: Llamado tzotz en maya, este animal nocturno estaba ligado con la muerte, los sacrificios y las fuerzas de la oscuridad. En su mitología, Camazotz, Murciélago de la Muerte, había cortado la cabeza a los Héroes Gemelos.

Sapo: Llamado bab entre los mayas, este animal estuvo relacionado con los rituales de agua y en diversas cosmogonías de Meso América se le consideró mensajero de los dioses.

Serpiente: Caan, en maya; cóatl para los mexicas, es un animal sobresaliente en las culturas prehispánicas, baste pensar en Quetzalcóatl, la serpiente emplumada -Kukulcán para los mayas-. Las deidades del agua y la fertilidad de la Tierra están estrechamente ligadas a este poderoso animal.

Tortuga: Está también relacionada con el agua. Para los mayas, el caparazón de la tortuga simbolizaba la forma circular de la Tierra, y se utilizó como instrumento musical, ya que reproducía el sonido de los rayos que anteceden a la lluvia.

Venado: En la mitología maya, fue un venado el que, con su pezuña, formó los órganos sexuales de la luna. Además, era admirado por su belleza y agilidad.

Araña: Los mayas la relacionaban con Ixchel, diosa de los nacimientos, los embarazos y la fertilidad.

Tlacuache: Es un animal muy inteligente, con gran resistencia física y facultad para fingirse muerto ante el peligro. Para las culturas prehispánicas, era el viajero que transporta los bienes del otro mundo a éste. También está ligado a las "conspicuas costumbres" y aparece representado en el Códice Dresde.

Caracol: Símbolo por excelencia del agua e instrumento musical, el caracol recuerda el concepto maya de que el tiempo es cíclico y no lineal. Su particular sonido estaba ligado a los actos y celebraciones más importantes del mundo prehispánico y es una de las posibles simbologías del cero entre los mayas.

Búho: Los mayas lo relacionaban con la fertilidad y la muerte। También era considerado mensajero del inframundo.

Abejas: Los mayas fueron excelentes apicultores que valoraron las propiedades de la miel. En el Códice Madrid aparecen representadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada