Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 24 de octubre de 2010

Jesucristo y La Profecía Bíblica Del Fin Del Mundo


La profecía es sin duda la luz que Dios nos da a través de profetas ungidos por Su Espíritu, Su Palabra ha sido escrita de este modo, la cual ha acontecido y acontecerá, Su mensaje para que recibamos tanto el conocimiento del tiempo que vivimos, y el que viviremos, pero sobre todo para saber en que estado espiritual nos encontramos como pueblo de Dios. Me gustaría presentar este estudio como un viaje histórico a través de las profecías que nos llevará desde el inicio de la historia hasta el día del fin del mundo, pero antes les invito a orar a Dios Padre en el hombre de Yahshua, su Hijo Jesucristo nuestro Señor para que Su Espíritu Santo deje en nosotros lo que verdaderamente pueda ser de bendición y de edificación espiritual para cada uno de nosotros. Hay que resaltar que las profecías, al igual que las interpretaciones son motivo de mucha controversia y de división incluso entre los hermanos en las iglesias, por lo tanto antes de buscar sabiduría, es necesario respetar a los demás hermanos y tener un buen ánimo fraternal para compartir estas maravillas de Dios y Sus enseñanzas a través del Espíritu en nuestro espíritu, porque al final la Verdad prevalecerá y nos hará libres, llevándonos a todos a un mismo conocimiento, o como dice la Escritura a un mismo sentir.

Las Profecías Bíblicas hasta el tiempo de fin las vamos a presentar en cuatro bloques: el primero como un repaso sobre las profecías que se han cumplido en la historia, el segundo sobre las profecías que estamos viviendo ahora en 2010 d.C., un tercer bloque para las que viviremos antes de la venida del Señor, y en cuarto lugar las profecías que acontecerán después de que venga el Señor, las cuales en realidad, conozcamos o no su correcta, parcial o total interpretación, será precisamente entonces cuando lo descubramos de la mano del Señor. Un ejemplo del tercer bloque podría ser el milenio, el reino de 1.000 años que es una especie de puente entre el tercer y cuarto bloque. Los dos apartados En Cumplimiento y Por Cumplirse quedan pues como elementos vivos que iremos actualizando y publicando a medida que se cumplan las profecías, y mientras el Señor lo quiera.

El los últimos cuatro años desde que escribiera sobre el fin del mundo y el tiempo del fin, algunas de las profecías de las que ya hablábamos, o bien se han ido cumpliendo, o hemos entrado de lleno en ellas, otras están cerca de cumplirse y otras nuevas las vamos descubriendo, por este motivo y con el ánimo de resaltar la situación actual y lo que podríamos calificar como era postrera, donde casi todas las profecías están en funcionamiento a nuestro alrededor, os hagan reflexionar sobre como está vuestra relación con Dios y si os sentís en paz con vosotros mismos, con vuestro prójimo, y con los hermanos de la iglesia que conozcáis.

Lejos de exponer un planteamiento catastrofista o apocalíptico, el animo con el que escribo es el de llamar la atención del lector, sea o no cristiano, para que se sitúe ante Dios y haga lo que vulgarmente se llama examen de conciencia que le sirva en su relación con el Señor. En realidad la palabra "apocalíptico" se usa mal, pues Apocalipsis no es fin del mundo sino que su significado es Revelación, la revelación de Dios que Jesucristo recibió del Padre y que enseñó a Juan para que la compartiera con nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada