Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 5 de octubre de 2010

Jing Wei y La Princesa que Quiso Secar el Océano


Shen Nong, Señor de la Tierra o Granjero Divino, emperador de la antigua China, tenía una hija de nombre Nü Wa, que era además su preferida, que compartía nombre con la diosa creadora del mundo y de los hombres, Nü Wa, la Madre del Mundo.

La princesa Nü Wa adoraba navegar entre las olas, sintiendo bajo sus pies el constante balanceo de su barca, y observar a las aves que sobre su cabeza pasaban. Tal era la pasión que sentía que se dejaba arrastrar por la corriente hasta alta mar sin preocuparse en absoluto de que nada malo pudiera pasarle.

Pero un día su osadía le trajo la peor de las consecuencias. Se encontraba ya muy adentro cuando estalló una terrible tormenta que hizo naufragar su pequeña embarcación y la arrojó al fondo oscuro de aquel mar que tanto amaba. Y allí encontró la muerte… Nada pudo hacer ante este terrible suceso su padre, el emperador Shen Nong, que la llamó durante toda la noche sin respuesta alguna.

Pero el alma apasionada de Nü Wa tornó lo que antes fue intenso amor en odio sin límites y se convirtió en Jing Wei, un ser extraordinario con forma de ave, la cabeza adornada con muchos colores, el pico blanco y las patas rojas. Buscaba hallar la forma de vengarse del mar que le había arrebatado la vida a tan temprana edad.

Una vez se encontró sobrevolando el inmenso océano, se dirigió a las olas para contarles su propósito: arrojaría ramas y piedras en el agua hasta que consiguiera llenarlo, de tal forma que nunca más existiera la posibilidad de que alguien se ahogara en sus aguas.

Pero el mar, consciente de su inmensidad y soberbio en su poder, simplemente se rió, asegurándole que eso que pretendía era algo imposible.

Pero el espíritu de la joven no se rindió y guió a Jing Wei de vuelta a tierra firme. Allí el ave cogió ramitas y todo lo que encontraba a su paso con el pico y, poco a poco, fue arrojándolo al mar.

Se dice que aún hoy en día el espíritu de la princesa Nü Wa, en el cuerpo de Jing Wei, sigue en su empeño de secar el océano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario