Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

lunes, 4 de abril de 2011

¿Qué Pasa Cuando Morimos?


La respuesta depende del marco de comprensión del mundo que tenga cada uno. Si uno es religioso, cree (o trata de creer y de autoconvencerse) que al morir la vida personal no termina, sino que cambia. Nuestro estado muta y sobrevive lo más importante, lo que las personas creyentes gustan llamar alma o espíritu. Si uno es ateo, como es mi caso (soy tan ateo que el problema de la existencia de dios nunca tuvo sentido para mí), sabe que tras la muerte no hay nada. El creyente dice que es su alma, no su cuerpo. El ateo dice que se llama alma a algunas cualidades del cuerpo.

Llegado a este punto, el diálogo clásico entre un creyente y un ateo suele ser así:

Creyente: ¿entonces no hay nada más, es sólo esto la vida? ¿Todo esto que vivimos desaparece y no queda nada, todo esto es para nada?

A lo que el ateo debe responder:

Ateo: ¿Te parece poco? ¿Querías más? ¿No te basta lo que hay, sentís que merecés alguna otra cosa, que sos tan importante y fundamental que es una lástima que se pierda alguien así?

Sí, no queda nada. Queda algo de uno en los demás, hasta que ellos mismos desaparecen, mueren, y luego no queda nada de nada. Ya ha pasado innumerables veces. Peor aun: sabemos que la tierra misma está destinada a desaparecer, que todo es finito, que la humanidad misma no tiene chance de eternidad. El sistema solar terminará un día su existencia y también el universo mismo. ¿Un día? ¿Es que se puede hablar de "días" en tal contexto?

Ahora, la cuestión, llegados a este punto angustiante, es: ¿qué valor tiene la vida si no hay chances de eternidad? Y la respuesta que creo correcto dar es: la vida tiene valor en sí misma, en su propia experiencia de ser vida, y no en algo posterior, que resulta imposible. No vivimos para superar la muerte (cosa imposible), vivimos para vivir la vida.

No vivimos para dejar algo que supere a toda muerte, vivimos para vivir bien, para querernos, para hacer cosas lindas que pueden afectar a otros, cosas transitorias aunque valiosas en su transitoriedad. El hecho de que todo esté destinado a desaparecer no quiere decir que la vida no sea extraordinaria y maravillosa. ¿Dura? Sí, es dura, en muchos sentidos. Incluso esa misma dureza es parte de su valor y de su excepcionalidad.

No hay persona que pueda escapar a sentir angustia frente a la muerte. Algunos intentan la trampa de decir: ¿por qué voy a estar asustado, si es un hecho natural? Sin embargo, por más natural que sea, el punto de vista del individuo no puede borrarse, y ese punto de vista implica sentir la angustia de la desaparición personal. Sí, claro, la vida continúa, pero estos que somos, estos concretos y carnales, desaparecen completamente.

¿Es horrible verlo así? Es duro, como decíamos, aunque no es horrible. Es necesario y productivo. No podemos dejar de sentir angustia y ansiedad frente a estas verdades, pero evitar verlas resulta peor. Para vivir, para vivir plenamente, para vivir bien, tenemos que enfrentar esta verdad difícil. Si no lo hiciéramos, si intentáramos negarla y vivir creyendo que somos eternos, estaríamos perdiendo el sentido correcto y denso de nuestras experiencias.
Esta es una repuesta posible, claro que hay otras. Esta es la que creo verdadera. Respetar la diferencia no quiere decir que no digamos lo que pensamos, sino que lo digamos con toda libertad, y conversemos.

1 comentario:

  1. hola interesante tu punto de vista, del punto ateo, todo absolutamente en este plano se transforma no puedo creer que simplemente se acaba todo y ya entonces mi pregunta que caso tiene la vida solo nacer y morir, no te has preguntado en su caso que hay personas que tienen una vida relativamente comoda buenos padres, pareja hijos, y hay otros que tienen una vida sumamente dificil desde su nacimiento cual es la razon, acaso no te has preguntado que debe existir un por que? si no hubiese una determinada razon entonces estaria de acuerdo contigo y eso me excusaria para poder hacer lo que se me de en gana dañando perjudicando ya que a fin de cuentas no pasara nada, No soy religioso pero si creo en un sistema dentro del cosmos que tiene una causa efecto de equilibrio bien y mal, dia y noche etc. y en el cual cualquier accion que tomes tendra una consecuencia Si no exisitiera eso entonces de que me preocuparia como dices vivir bien plenamente aunque sea robando matando etc. Mas bien el proceso es aprendizaje a fin de alimentarte de conocimientos para continuar y seguir creciendo esto no es el fin.

    ResponderEliminar