Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 7 de junio de 2011

Las Diez Tribus Pérdidas



Los libros históricos de la Biblia relatan que los asirlos deportaron a diez de las doce tribus que formaban el pueblo hebreo cuando invadieron el reino de Israel, entre 724 y 721 antes de Cristo. Nadie sabe qué se hicieron esas diez tribus y, desde la Antigüedad hasta el siglo XIX, numerosos viajeros declararon haberlas encontrado.
En 930 antes de Cristo, el reino de David y de Salomón se dividió en dos estados: el reino de Israel, al norte, constituido por diez tribus, y el reino de Judá, al sur, donde se reunieron las otras dos tribus. Israel cayó en 721 antes de Cristo bajo el dominio asirio y sus habitantes fueron exiliados en Jalaj, en el Jabor, río de Gozán, y en las ciudades de los medos (II Reyes, 17).
Entonces desaparecieron de la historia। El pasaje de Crónicas (I, 5, 26) precisa que las diez tribus "permanecieron en Asiria hasta el día de hoy". Las profecías de Isaías (11, 11), Jeremías (31, 8) y Ezequiel (37, 19), un siglo después de los hechos, son claras sobre este punto: se pensaba entonces que las tribus vivían lejos, esperando el día en que los hijos de Israel fueran nuevamente reunidos.


Israel cautivo
En el año doce de Ajaz, rey de Judá, comenzó a reinar Oseas, hijo de Elá, en Samaria sobre Israel. Reinó nueve años. Hizo mal a tus ojos de Yahvé aunque no como los reyes de Israel que le precedieron. Salmanasar, rey de Asiria, subió contra Oseas: Oseas se le sometió y le pagó tributo. Pero el rey de Asiria descubrió que Oseas conspiraba, pues había enviado mensajeros a So, rey de Egipto, y nos había dejado de pagar tributo al rey de Asiria, como lo venía haciendo cada año: el rey de Asiria lo detuvo y lo encadenó en la cárcel. El rey de Asiria subió por toda la tierra, llegó a Samaria y la asedio durante tres años. Fue en el noveno año de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria y deportó a los israelitas a Asiria: los estableció en Jalaj, en el Jabor, río de Gozán, y en las ciudades de los medas (...) Deportó Israel de su sierra a Asiria, hasta el día de hoy. El rey de Asiria hizo venir gentes de Babilonia, de Kutá, de Avvá, de Jumat y de Sefarváyim y los estableció en las ciudades de Samaria en lugar de los israelitas, ellos ocuparon Samaria y se establecieron en sus ciudades. Sucedió que cuando comenzaron a establecerse allí no veneraban a Yahvé y Yahvé envió contra ellos, leones que mataron a muchos. Entonces dijeron al rey de Asirla:"Las gentes que has hecho deportar para establecerlas en las ciudades de Samaria no conocen el culto del dios del país (...) El rey de Asiria dio esta orden: "Haced partir allá a uno de los sacerdotes que deporté de allí que vaya y habite allí y les enseñe el culto del dios del país. El Libro de los Reyes, II 17.

Un regreso anunciado
Durante la Antigüedad y en el período del segundo Templo de Jerusalén, nadie dudaba de la existencia de las diez tribus. El testamento de los doce patriarcas consideró su existencia como un hecho y en el siglo IV antes de Cristo, en su quinta visión, Esdras (IV, 13, 34) describió: "una multitud pacífica son las diez tribus que fueron llevadas prisioneras lejos de su país". Algunos textos dan por hecho que las diez tribus están ahora más allá del Eufrates. La tradición atribuye su imposibilidad de reunirse con sus hermanos al hecho que las dos tribus del reino de Judá fueron dispersadas a través del mundo. Las diez tribus fueron exiliadas más allá del misterioso río Sambation, cuya travesía sólo es posible el día del sabat. Además, según el Talmud de Jerusalén, los exiliados fueron divididos en tres grupos iguales y cada uno tomó una dirección diferente.
Desde la Edad Media hasta nuestros días, varios viajeros y exploradores declararon haber encontrado a las diez tribus perdidas. En el siglo IX después de Cristo apareció un hombre, Eldad ha-Dani, que aseguró ser miembro de la tribu de Dan y conocer cuatro de las diez tribus. Otro aventurero, David Reuveni, pretendió ser el hermano de José, rey de las tribus de Rubén, de Gad y de la semi-tribu de Manasés, que se habían instalado en Khaybar en esa época, en Arabia.

El nombre de Khaybar está sin duda inspirado en Jabor, ciudad evocada en la Biblia. Finalmente, en 1173, el viajero Benjamín de Tudela describió largamente a las tribus perdidas. Según él, cuatro de ellas, las de Dan, Aser, Zabulón y Neftalí, se habrían instalado en la ciudad de Nishapur, en Asia, donde habrían sido gobernadas por su propio príncipe José Amarkala el Levita.

De Etiopía a América
En Etiopía viven los falashas, población negra de religión judaica. La primera mención conocida de su existencia está en dos Cartas de Jerusalén de Obadiah de Bertinoro, en 1488 y 1489. En 1528, el cabalista Abraham Levi el Viejo vio en ellos a los descendientes de las tribus perdidas. ¿Tenía razón? Es poco probable: Etiopia y Egipto tuvieron siempre estrechas relaciones, y los hebreos son desde hace mucho tiempo, numerosos en Egipto: posiblemente algunos de ellos convirtieron a un grupo de etíopes al judaísmo. La hipótesis más fantástica fue emitida en el siglo XVII por el viajero originado de Amsterdam. Aaron Levi de Monteamos. De regreso de un viaje a Sudamérica, relató que, en la cordillera de los Andes, unos indios lo recibieron recitando el Shema oración compuesta por tres versículos de la Torá.
Manasés ben Israel, rabino de Amsterdam, fue conquistado por el relato de Montezinos। En 1652 publicó una obra, Esperanza de Israel en la que escribió «Las Indias del oeste están habitadas desde hace mucho tiempo por una parte de las diez tribus que pasaron del otro lado de Tartarie por el estrecho de Anian, (actual estrecho de Bering).


Las tribus encontradas
Evidentemente, ninguna exploración posterior confirmó este sueño. En su Viaje a Jerusalén, publicado en Glasgow en 1786, el inglés Richard Burton (Nathaniel Crouch) vio en los indios de Norteamérica a las diez tribus perdidas.
Los arqueólogos del siglo XX y el estudio de los textos asirios permiten restablecer hoy la verdad. En 721 antes de Cristo, Samaria fue conquistada por el rey asirio Sargón, sucesor de Salmanasar V, evocado en la Biblia. Deportó efectivamente una parte de la población a Asiria y la reemplazó por gente de Mesopotamia. Sin embargo, contrariamente a los relatos de la tradición hebraica, las diez tribus no desaparecieron en el exilio. Por otra parte, la Biblia evoca recurrentemente las numerosas poblaciones que permanecieron en Israel. Sólo una pequeña parte de los hebreos fue obligada a partir a Asiria; 27.280 personas en cuatro años, según los archivos de Sargón. Sin embargo, se trataba de las clases dominantes: sacerdotes, funcionarios, intelectuales, aunque eran minoría, inspiraban la cultura y la política.
Por esta razón fueron reemplazados por la administración asiria। Por lo tanto, no hubo una deportación física masiva ni la desaparición de las tribus, pero las clases dominantes desplazadas se fundieron rápidamente con la población de las grandes ciudades asirias. Esta técnica de dominación mediante el desplazamiento de las elites en los países conquistados y su asimilación es un procedimiento utilizado en varias ocasiones por el imperio asirio.


Los primeros tiempos de los hebreos
La historia de los hebreos comienza con Abraham, un sumerio que deja la ciudad de Ur con su clan hacia 1700 antes de Cristo. Se instala en Cana, con el paso de los siglos, el clan se convierte en una poderosa tribu seminómada que mantiene buenas relaciones con Egipto. Sin embargo, hacia 1675 antes de Cristo, los faraones fueron derrocados por la invasión de los hicsos. Los hebreos se unen a los invasores y se instalan en Egipto. Cuando los hicsos son repelidos, en 1580 antes de Cristo, los hebreos, culpables de traición a los ojos de los egipcios, son mantenidos en cautiverio. Alrededor de dos siglos más tarde, probablemente durante el reinado de Akenatón, dejan Egipto bajo el mando del noble egipcio de origen judío, Moisés, quien fue el primero en codificar verdaderamente la religión hebrea. Conquistaron y colonizaron Cana, de donde expulsaron a las tribus semitas autóctonas. Instalaron una democracia tribal, reemplazada en 1020 antes de Cristo por una monarquía. Después del reinado de Salomón (970-930 a.C.), el reino se dividió en dos: Israel y sus diez tribus al norte, Judá y sus dos tribus al sur. Los dos estados fueron sacudidos por graves crisis políticas; en el norte, estas crisis facilitaron la invasión asiria, que sucedió después del 724 antes de Cristo.

1 comentario:

  1. bUEN BLOG Me gustó muchisimo.Adelante y siga con su trabajo mi buen amigo



    manuelparedesguillen.blogspot.com/

    ResponderEliminar