Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 4 de agosto de 2012

El Mito de Atalanta e Hipomenes


¿Conocen la historia de Atalanta, la mujer cazadora de la mitología griega?. Curiosamente suele ser siempre representada por una mujer atlética, bella y corpulenta. Muchos dicen que podría ser considerada como un modelo de mujer para la sociedad moderna, aunque yo no estoy muy de acuerdo con esta idea. Aunque si conocemos su historia tal vez cambiaríamos de opinión.

Hija de Atamante y Temisto, a su padre no pareció gustarle demasiado el haber tenido una niña en vez de un varón, ya que nada más nacer la abandonó en el monte Partenio. La diosa de la caza, Artemisa, vio el hecho y mandó a una osa para que amamantara y cuidara a la recién nacida junto a sus crías, hasta que más tarde fue encontraba por unos cazadores quienes educaron a Atalanta como uno de los suyos.

Desde su adolescencia consiguió tal destreza con el manejo de las armas, que podía mandar una lanza más lejos y más precisa que cualquier otro cazador. Era tremendamente hábil con el arco y las flechas, mucho más que la mayoría de los demás cazadores.

Un día, mientras estaba cazando, dos centauros quisieron violarla. Sin embargo la joven, deshaciéndose de ellos, tomó el arco y dos flechas y acabó con ellos. Su fama de cazadora y luchadora le llevó a navegar con Jasón y los Argonautas y a ganar la carrera organizada en los juegos fúnebres por la muerte de Peleo, el padre de Aquiles.

Era lógico que, después de todas estas aventuras, su fama se extendiera por toda Grecia. Sin embargo, todos los pretendientes que intentaron tomarla como esposa chocaban contra el hecho de que Atalanta estaba consagrada a Artemisa, por lo que debía permanecer virgen. La propia Atalanta dijo que quien quisiera ser su esposo debía vencerle en una carrera, pero si ella ganaba mataría a su oponente.

Así fueron muriendo todos sus pretendientes, pues no le ganaban en carrera, hasta que apareció Hipómenes. No es que Hipómenes fuera más rápido que Atalanta, pero quizás sí más inteligente. Provisto de unas manzanas de oro del Jardín de las Hespérides que le había dado Afrodita, cada vez que en la carrera Atalanta parecía adelantar a Hipómenes, éste dejaba caer una manzana al suelo.

Atalanta, admirada por la belleza de las manzanas, se paraba para recogerlas, lo que propició que Hipómenes pudiera ganar la carrera y se casara con la joven. Sin embargo, hay algunas versiones que cuentan que, después de la boda, Hipónemes ofreció sacrificios a Zeus y no a Afrodita, cosa que enfureció a la diosa del amor.

Hay otra versión que narra que al llegar al santuario de Zeus, Hipómenes y Atalanta se entregaron uno al otro, cosa que irritó a Zeus, quien convirtió a la pareja de enamorados en dos leones como castigo por su sacrilegio. Algunos dicen que estos dos leones son los que tiran del carro de la Diosa Cibeles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario