Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

domingo, 5 de agosto de 2012

Hijo De Un Dios, Mitología Griega


Vida e Historia de Teseo

Capítulo 1 – Nacimiento de Teseo

Egeo encomendó a Etra que, si daba a luz un varón, lo criase sin que supiese quién era su padre; dejó bajo una roca su espada y sus sandalias y le dijo que, cuando el niño pudiera mover la roca y coger estos objetos, se lo mandara con ellos (…). Cuando Teseo, el hijo de Egeo y Etra, llegó a la edad adulta, levantó la roca, cogió las sandalias y la espada y se encaminó hacia Atenas. En su viaje limpió el camino que resultaba intransitable por causa de una serie de bandidos y monstruos. (…) en sexto lugar mató a Damastes (Procrustes). Éste, que vivía al lado de un camino, había dispuesto dos lechos, uno corto y otro largo, y a los caminantes de baja estatura los invitaba a acostarse en el largo y des daba martillazos hasta que los igualaba al lecho; en cambio, a los altos los acostaba en el corto y serraba las partes del cuerpo que sobresalían.

Capítulo 2 - Egeo reconoce a Teseo como su hijo

Desde Trecén llegó a Atenas Teseo, hijo desconocido para su padre, que con su valor había pacificado el Istmo de los dos mares. Para perderlo, Medea mezcla con el vino el veneno que consigo había traído con ella de las riberas de Escitia (…). Engañado por Medea, el propio Egeo ofreció esa hierba a su hijo creyéndolo un enemigo. Teseo había cogido con su confiada mano la copa que se le presentaba, cuando su padre reconoció en la empuñadura de marfil de su espada las señales de su linaje, y apartó de la boca de su hijo el veneno. Medea escapó de la muerte gracias a unas nubes que produjo con sus sortilegios.

Capítulo 3 – Teseo mata al Minotauro

Cuando arribaron a Creta, Ariadna, un de las hijas de Minos enamorada de Teseo, le prometió ayudarle si se la llevaba a Atenas y se casaba con ella. Teseo se lo prometió bajo juramento y ella rogó a Dédalo (inventor de la época) que le revelara la forma de salir del laberinto. Por consejo de éste le dio a Teseo un ovillo de largo hilo, cuando él se disponía a entrar en el laberinto. Éste lo ató a la puerta y, arrastrándolo tras de sí, iba entrando. Encontró al Minotauro al final del laberinto y lo mató a puñetazos; a continuación, recogiendo el hilo, salió del laberinto. Por la noche huyó con Ariadna y los jóvenes del tributo en una nave y llegaron a Naxos.

Nota: Nacimiento del minotauro
El rey cretense Minos había prometido a Poseidón sacrificar en su honor un hermoso toro. Minos incumplió su promesa y Poseidón, como venganza, volvió loco al animal e hizo que Pasífae, esposa de Minos, se aparease con él, concibiendo al Minotauro. Un hombre con cabeza de toro.


Capítulo 4 – El abandono de Ariadna

El Égida, después de raptar a la Minoide, largó sus velas rumbo a la isla de Naxos, y en aquella playa abandonó, despiadado, a su compañera.

Capítulo 5 – Carta de Ariadna a Teseo

Esto que lees, Teseo, te lo escribo desde la playa de la que tu nave partió sin mí, la misma playa en la que mi sueño me perdió y tú me traicionaste al amparo de ese sueño. Era el momento en que la tierra esparce la escarcha cristalina y se lamentan los pájaros ocultos en la fronda. Sumida aún en el letargo del sueño, moví mis manos para abrazar a Teseo: había desaparecido. Mis brazos buscan por todo el lecho y habías desaparecido. El terror sacude mi sueño y me incorporo de un salto del lecho Vacío. Me golpeo el pecho con los puños y tiro de mis cabellos revueltos. Brillaba la luna: Trato de distinguir algo en la penumbra y no veo más que la costa desierta. Corro de aquí para allá, pero mis pies de muchacha se hunden en la arena profunda que frena mis pasos. Grito tu nombre por toda la playa y los acantilados me lo devuelven cada vez que te llamo, como si el mismo lugar quisiera ayudar a una desgraciada. Y diviso un monte (…) y a él me subo con las fuerzas insólitas de la desesperación, y desde allí, o vi tu velas hinchadas por un viento impetuoso del sur, o creí verlas – ya no lo sé – y me quedé más helada que el mármol y como muerta (…)

¡Ojalá los dioses hubieran permitido que me vieras desde lo alto de tu popa y mi triste figura hubiera conmovido tu rostro! Mírame ahora del único modo que puedes, imagíname aferrada a una roca sacudida por la ola incesante, con el cabello suelto y la túnica pesada, empapada de lágrimas como si fuera de lluvia. Mi cuerpo tiembla como asaetado por un viento helado y mi mano trémula traza estas letras(…). Por encima del mar tiendo hacia ti las manos sollozando, harta de golpearme este pecho afligido. Por estas lágrimas que tú has provocado te conjuro: vira tu rumbo, Teseo, Vuelve tus velas al viento, y si antes de que llegues he muerto, recoge al menos mis huesos.

Capítulo 6 – Ariadna asciende a los cielos

Baco llevó sus abrazos y su ayuda a ella que estaba sola y se lamentaba amargamente. Y para que brillara en una constelación imperecedera, le quitó de su frente la corona y la envió al cielo.

Capítulo 7 – Suicidio de Egeo

Su padre, que desde lo alto observaba el horizonte y consumía sus ojos con llanto incesante, cuando vio los negros lienzos del hinchado velamen, se arrojó de cabeza desde la cima del monte (…). Así el altivo Teseo debió sufrir un mal semejante al que él causara, con olvidadizo corazón, a la Minoide.

Capítulo 8 – Teseo une los pueblos

Teseo, después de la muerte de Egeo, reunió a los habitantes del Ática en una sola ciudad y constituyó un solo Estado, mientras que antes estaban dispersos y era difícil reunirlos para el bien común de todos e, incluso, a veces tenían diferencias y guerras entre ellos.
Hasta Teseo la población del Ática estuvo siempre repartida en ciudades y, cada ciudad se gobernaba por sí sola y decidía por sí misma. Pero éste obligó a todas las poblaciones a que tuviera a Atenas por capital, que de este modo llegó a ser una importante ciudad. Y en conmemoración de esto aún hoy los atenienses celebran las fiestas Sinecias ( de la unidad).

Capítulo 9 – Nace Hipólito hijo de Teseo

Teseo participó en la expedición de Heracles contra las amazonas y raptó a Antípode (…) Por ello las amazonas atacaron Atenas y, tras haber acampado cerca del Areópago, Teseo las venció al frente de los atenienses.
Teseo tuvo de la amazona un hijo, Hipólito, y más tarde recibió de Deucalión, hijo de Minos, a su hermana Fedra. Mientras se celebraba la boda de Teseo y Fedra, la amazona, que había estado antes casada con Teseo, se presentó armada con las demás amazonas e intentó atacar a los invitados; pero éstos cerraron rápidamente las puertas y la mataron. Algunos dicen que fue Teseo en persona quien en la lucha le dio muerte.

Capítulo 10 – Cipris enamora a Fedra de Hipólito

Soy una diosa ilustre y mi nombre no es desconocido ni entre los mortales ni en el cielo: me llamo Cipris (…). Protejo a los que respetan mi poder y destruyo a cuantos son desconsiderados conmigo (…). El hijo de Teseo y la amazona, Hipólito, es el único ciudadano de esta tierra de Trecén que afirma que soy la más perniciosa de las divinidades, rechaza el lecho nupcial y se niega a casarse. En cambio, honra a la hermana de Febo, a Ártemis, hija de Zeus, y la tiene por la más grande de las divinidades (…). Por sus falsas contra mí voy a castigar a Hipólito hoy mismo (…). Cuando Fedra, la noble esposa de su padre, lo vio, su corazón, de acuerdo con mis planes, fue dominado por un terrible amor (…). Y desde entonces, herida por los aguijonazos del amor y gimiendo, la infortunada agoniza en silencio.

Capítulo 11 – La opinión de Hipólito sobre las mujeres

Hipólito: ¡oh Zeus! ¿Por qué has permitido que vieran la luz del sol las mujeres, ese falso metal funesto para los hombres? Pues si querías propagar la raza humana, no deberías haberte servido de las mujeres para ello, sino que los mortales, aportando a tus templos oro, hierro o la cantidad necesaria de bronce, deberían conseguir a cambio la semilla de los hijos, cada uno en proporción a su ofrenda, y vivir en sus casas libres y sin mujeres. (…) A una mujer ninguna sirvienta debería acercársele nunca; fieras que muerden pero que no pueden hablar deberían convivir con ellas, para que no pudieran hablar con nadie ni recibir respuestas de nadie. Ahora estas malvadas dentro de casa traman maldades y las sirvientas las llevan fuera.

Capítulo 12 – El suicidio y la venganza de Fedra

Fedra: Sólo tengo, en verdad, un medio para salir de esta desgracia y de esta manera procurar a mis hijos una vida honorable y de sacar yo misma algún provecho en estas circunstancias, pues nunca deshonraré a mi patria cretense, ni me presentaré ante los ojos de Teseo bajo el peso de una acción vergonzosa por salvar mi vida. (…) voy a dar gusto a Cipris, que es quien me destruye, quitándome hoy la vida: seré la víctima de un doloroso amor. Pero, al morir, causaré un mal a otro, para que aprenda a no ensoberbecerse con mi desgracia y, al compartir conmigo esta enfermedad, sepa ser moderado.

Capítulo 13 – Ártemis

Ártemis: Escúchame, Teseo, (…) he venido para evidenciar que el corazón de tu hijo era justo, para que muera con honra, y para aclarar la pasión amorosa de tu esposa o, en cierto modo, su nobleza. Fedra fue herida por los aguijonazos de la diosa que más odiamos quienes nos complacemos con la pureza virginal, y se enamoró de tu hijo. Y, aunque trató de vencer a Cipris con su nodriza que, a cambio de un juramento de silencio, desveló a tu hijo la enfermedad de su señora. (…) Ella, por miedo a ser cogida en falta, escribió una calumnia y con sus mentiras te convenció a ti y perdió a tu hijo.(…) Tú eres el más afectado por esta desgracia, pero a mí también me duele (…). Si no temiera a Zeus, yo no habría permitido que muriera el hombre que más amo de todos los mortales.

Capítulo 14 – Una aventura de Teseo

Teseo y Pirítoo decidieron de común acuerdo casarse cada uno con una hija de Zeus; Teseo con la ayuda de Pirítoo raptó de Esparta a Helena, que tenía doce años; y con la intención de raptar a Perséfone para Pirítoo, bajaron los dos al Hades. Los Dióscuros, con un ejército de espartanos, se apoderaron de Atenas, rescatamos a Helena, se llevaron como esclava a Etra, hija de Piteo, y pusieron en el trono de Atenas a Menester.

Una vez que Teseo y Pirítoo llegaron al Hades, fueron víctimas de un engaño; pues fingiendo ofrecerles hospitalidad, Hades los hizo sentarse en el trono de Lete, donde quedaron fuertemente adheridos y atados por anillos de serpientes. Pirítoo quedó allí para siempre, pero a Teseo lo liberó Heracles y lo envió a Atenas. Una vez allí, Menester lo expulsó y se fue a ver a Licomedes, que lo mató, arrojándolo a una sima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario