Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 1 de febrero de 2013

El Vuelo 19 y El Triangulo De Las Bermudas

El día 5 de diciembre del 1945, base de Fort Lauderdale, Norte de Miami, Costa Este de Florida, el teniente instructor Charles Caroll Taylor, 28 años, dirigía un grupo de pilotas y equipajes inexperimentados. El conjunto de los equipos totalizaba 14 hombres. Debía llevar 5 aparatos de tipo Grumman Avenger para un vuelo de entrenamiento en las cercanías de las islas Hens y Chickens en el Este de la costa Norteamericana. Tiempo de vuelo aproximativo: dos horas. Todos los aviones estaban llenos de carburantes y sus instrumentos (compás, radios, …) funcionaban perfectamente. A las 14:10, los 5 aparatos despegaron. Nunca regresarán. 
Relato de los acontecimientos 

Los 5 aparatos despegaron en un clima bastante bueno. El mar estaba poco agitado. Primero los aparatos debían dirigirse hacia el Este, sobre 198 kilómetros, y después un primer viraje, hacía el Norte-suroeste sobre 117 kilómetros antes de un segundo viraje que les llevaría hacía el Suroeste sobre 193 kilómetros para regresar a la base. Las bombas tenían que estar tiradas a unos 90 Km., después de la primera vuelta, en el sur de Gran Bahama, en las pequeñas islas Hens and Chickens. 

Las comunicaciones de radio interceptadas por los aviones en los alrededores indicaron que las bombas estuvieron tiradas con éxito. Pero después del segundo viraje los problemas empezaron. 

Una voz no identificada preguntó a Powers (uno de los alumnos pilotas) lo que su compás indicaba. Pero Powers estaba perdido: 
- No sé donde estamos. Parece que nos perdimos después del segundo viraje. 
Un aparato en el suelo de la base militar percibió este intercambio radio e informó inmediatamente la base de Fort Lauderdale que había posibilidades que un avión se hubiera perdido. Después dijo en la frecuencia radio: 
- Aquí FT-74 para el avión o barco que se llama Powers: identifíquese para que le podamos ayudar. 
La respuesta tardó, pero finalmente un hombre que se identificó como FT-28 (Taylor) contestó: 
- Mis dos compás quebraron. Quisiera llegar a Fort Lauderdale, Florida. Estoy arriba de tierra, pienso estar arriba de los Key, pero no sé donde exactamente y no sé como llegar a Fort Lauderdale. 
Un instructor de la base le informó que estaba lejos de los Keys, tenía que volar hacía el norte, o sea poner su ala izquierda del lado del sol. Pero aparentemente el líder estaba tan confundido que ya no podía determinar su posición. Sin embargo era un pilota experimentado. Pensaba estar arriba de Florida Keys, pero en realidad estaba arriba de una isla de las Bahamas. Hay que saber que Taylor no tenía su reloj, herramienta indispensable para la navegación. A las A 16:45, FT-28 declaró: 
- Ponemos rumbo a 030° durante 45 minutos, después iremos pleno norte. Estaremos seguros no estar en el golfo de México 
Aquella decisión condenó los 5 aparatos. Dirigiéndose hacía el Norte arriba de las Bahamas en vez de las Florida Keys, Taylor llevaba su formación en plena mar en vez de las tierras salvadoras de Florida. El líder no se había dado cuenta que había volado tanto hacía el este, por las Bahamas, y por una razón indeterminada pensaba haberse dirigido hacia el sur, por las Florida Keys. Esta idea a la cual se había agarrado tan fuertemente durante el resto del vuelo tuvo consecuencias fatales. 

Para el personal de suelo, Taylor y sus alumnos estaban perdidos. Propuso a Taylor pasar en la frecuencia de emergencia (menos cargada), pero Taylor se negó hacerlo para no perder contacto radio con sus 4 compañeros de equipo. Por las 17:00, Taylor anunció un cambio de dirección: 
- Ponemos rumbo a 090° por 10 minutos 
Los 5 aviones se dirigían pleno Este y se alejaban cada vez más de las costas. En el mismo momento, uno de sus compañeros se pudo escuchar en la frecuencia. 
-No se puede… Si nos fuéramos por el Oeste, podríamos acercarnos fácilmente de la base, ¡diríjanse hacía el Oeste! 
El pánico empezó ganar a los miembros del vuelo 19. Para agregarle más problemas aún, el mal tiempo llegó, con vientos fuertes y un mar violento, y los contactos radio se hicieron cada vez peor. A las 17:15, un mensaje corto de Taylor indicó que el vuelo 19 se dirigía hacia el Oeste. 

A las 18:20, el teniente Taylor entendió que las probabilidades de llegar a las costas eran muy débiles. Pidió a sus compañeros de vuelo: 
- Quédense en formación pegada… Se puede que amerizemos. En cuanto uno de vosotros tenga menos de 40 litros de fuel en sus reservas, bajaremos todos juntos. 
Las estaciones de radio llegaron a estimar la posición del vuelo 19 en un radio de 60 kilómetros alrededor del punto 29° Norte y 79° Oeste. Los 5 Avenger estaban seguramente en el norte de las Bahamas, bastante lejos de las costas de Florida. Pero las malas transmisiones radio no permitieron dar esta información al equipaje. A las 19:04, un mensaje radio débil pudo estar oído: 
- FT…FT 
Únicamente se pudo reconocer la sintonía en el mensaje. Era la última transmisión radio del vuelo que se haya oído. Los aviones tenían bastante gas como para volar hasta las 20:00. Después, seguramente se sumieron en el Este de las Costas de Florida, engullidos por las olas y enviados a los fondos en pocos segundos. 

Todas las investigaciones hechas por navíos y aviones para encontrarlos llevadas hasta la noche del 10 de diciembre del 1945 fueron un fracaso. Nada permitió localizar el lugar exacto de la desaparición del vuelo 19, ni encontrar algunos restos. Las investigaciones fueron abandonadas siendo el clima muy malo. Se supone que zozobraron en algún lugar en el Este de la península de Florida. 

Las conclusiones de la encuesta 
La encuesta muestra que la causa de la desaparición del vuelo 19 estaría vinculada con el hecho que el teniente Taylor, creyéndose arriba de las Keys, mientras que su formación sobrevolaba las islas Bahamas, puso rumbo hacia el alta mar , lejos de las costas de Florida. La encuesta recuerda que el teniente Taylor, excelente pilota de combates tenía la tendencia de volar intuitivamente y que ya se había perdido. Ya había amerizado en alta mar y lo habían socorrido. 

A petición de la madre del teniente Taylor y por ausencia de elementos concluyentes, el informe de investigación concluye que las razones de la desaparición de los 5 Avenger siguen desconocidas 

A pesar de todo, siguen misterios en esta desaparición: 
A pesar de las numerosas encuestas (No tan sólo las de después de la desaparición pero también las que fueron llevadas por los investigadores durante los 60 años pasados) no se encontró ninguna huella del vuelo 19. 
¿Por que no tenía su reloj el teniente Charles C.Taylor mientras sabía perfectamente que no el cockpit del Avenger no tiene reloj? ¡Sabía que necesitaba cronometrar los tiempos de vuelo para los cálculos de navegación! ¿Puede ser considerado seriamente que el teniente Taylor, un pilota confirmado, responsable de la vida de hombres de su formación, se haya ido en misión sin el material más elemental para volar? ¿Por qué los alumnos pilotas, ya confirmados ya que volaban solos, no fueron capaz de llevar une navegación que es la base elemental del pilotaje? El ser alumno no les impedía llevar su propia navegación en paralelo con el líder. ¿Todos habían olvidado su reloj también? 

Una desaparición el mismo día de otro aparato en la misma área 
Un poco menos famosa pero igual de misteriosa: la desaparición el mismo día de un PBM-5 Martin Mariner en la zona del Triangulo de las Bermudas. 

Mientras se hacía evidente que el vuelo 19 estaba perdido, numerosos buques y bases aéreas se pusieron en estado de alarma. A las 19:37, dos hidroaviones de tipo PBM-5 Martin Mariner fueron enviados para encontrar y traer los 5 Avenger: eran los Training 32 y Training 49. Los dos aparatos despegaron de la base naval de Banana River (ahora llamada Patrick Air Force Base). Training 32 fue enviado pleno Este, hacía las Bahamas. Training 49 siguió las costas de Floridas unos minutos antes de poner rumbo al Noroeste en alta mar. Training 49 nunca regresará, ningún resto, ningún cuerpo estarán encontrados. 

A las 19:50, dos buques relataron haber visto una explosión en el cielo en donde hubiera debido estar el Training 49. Siguieron llamas en el océano. Estas informaciones acreditan la teoría de explosión en pleno vuelo. De hecho, el Martin Mariner (apodado la cisterna volante) era conocido por su olor a vapor de gasolina esparcido en su fuselaje, y entonces tenía grandes riesgos de explosión. 

Se puede que la explosión del aparato en pleno vuelo se haya debido a una chispa en el avión, o haya sido causada por un miembro del equipaje al encender su cigarrillo. Pero este accidente podría también deberse a la presencia de un gas particular en la atmósfera, provocando la explosión de aparatos en pleno vuelo. Esta teoría a menudo se evoca para explicar ciertas desapariciones arriba del Triangulo de las Bermudas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario