Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

jueves, 7 de marzo de 2013

Las Ruinas Sumergidas en el Lago Titikaca



La existencia de una civilización precolombina anterior a las conocidas, comenzó a tomar cuerpo con la entrada del milenio, cuando una noticia comenzó a circular con insistencia. Según se desprendía de los primeros informes, la Expedición Atahualpa 2000, bajo las aguas del lago Titacaca, en pleno corazón boliviano, halló restos de una civilización desconocida. Aunque de estas ruinas se tenían conocimiento, hasta el momento no se tenía la evidencia comprobatoria, y aunque en este caso las pruebas parecían ser contundentes, el descubrimiento reabrió una polémica, sobre la antigüedad de las civilizaciones en América.

De inmediato, se levantaron voces en contra, y el hallazgo como ya es una constante en estos casos, entró en zona de veda, hasta mejor oportunidad. Para comprender la mentalidad arqueológica sudamericana, debemos tener en cuenta su fuerte afiliación a los dictados europeos y norteamericanos que siguen teniendo una fuerte influencia en la materia. Romper con esa estructura no es tarea fácil, ya que todo aquel estudioso que se desvíe de las leyes establecidas corre el riesgo de ver su carrera truncada. Localmente tampoco hay una defensa más acentuada sobre las culturas pasadas de este continente, y generalmente subyace un cierto temor en buscar respuestas a ciertos interrogantes que aún susbsisten en cuanto a las culturas que poblaron América, ante de la Conquista.

Volviendo al caso boliviano, como dijimos la existencia de estas ruinas no constituían novedad, y nosotros desde Crónica Subterránea deseamos evocar una gesta poco conocida dentro de Argentina, y que tuvo como protagonista a un compatriota, que casi cuarenta años antes pudo vislumbrar estas mismas construcciones submarinas, aunque en su momento su hallazgo provocara incredulidad y rechazo.

Conozcamos la historia de la mano de Federico Kirbus, que narró la experiencia del argentino en “Enigmas, misterios y secretos de América”.

“El equipo, compuesto por Ramón ("Kuki" Avellaneda, Enrique León Brunner y Luis Villaverde, había arribado a orillas del Titicaca con propósitos muy distintos, casi diríase más espirituales que materiales: su deseo era habilitar las aguas navegables más altas del mundo para el deporte subacuático. Acertadamente, su expedición se denominó "Punta de Lanza". Y lo que representa bucear en el lago sagrado del Altiplano se infiere de las palabras de Avellaneda cuando describía su primera inmersión: "Mi indicador de profundidad marcaba tan sólo, metros y, sin embargo, me hallaba a mayor altura que la cima del Fujiyama”.

Las inmersiones se veían obstaculizadas no sólo porque el cante de los botellones de oxígeno restringía la permanencia en el líquido elemento a su máximo de 45 minutos, sino, además, porque los tipos de descompresión debían ser forzosamente muy prolongados que al emerger del agua los rodeaba la atmósfera muy tenue de 3.800 metros sobre el nivel del mar. Quiere decir que parte de la autonomía de 45 minutos había que dedicarla al proceso de descompresión, sin poder entregarse a proseguir las exploraciones subacuáticas.

Los deportistas habían sido consultados desde el mismo momento su arribo a Bolivia si realmente sólo deseaban practicar deportes o si en verdad, su objetivo era buscar la "cadena de oro". Pero no fue leyenda, sino la noticia de que un norteamericano, de nombre Malinowsky había hallado ruinas en el lago durante unas inmersiones realizadas años antes de, que confirió a los tres buceadores un impulso. Lo único malo era que muchos hablaban de tales vestigios pero nadie podía precisar su ubicación.

Las primeras experiencias de inmersión, llevadas a cabo con la asistencia del patrullero “Presidente Kennedy", perteneciente a la marina boliviana, se realizaron sin mayores sorpresas. La temperatura del agua era de unos 15 grados cerca de la superficie; la visibilidad unos 15 metros; y las pulsaciones, 85 por minuto como valor promedio.

El tiempo transcurría implacablemente sin que los argentinos hall nada excepcional, salvo las enormes ranas mimetizantes que se fundían con el fondo del lago. Sus ayudantes bolivianos, entre tanto, seguían convencidos que el verdadero propósito de los buceadores era la búsqueda y el eventual hallazgo de la cadena aurea. ¿Era concebible que tres extranjeros realizaran tal esfuerzo sólo para satisfacer sus ambiciones deportivas?

Por fin, cierto día, uno de los boteros del estrecho de Tiquina mencionó un puerto en la orilla del Titicaca donde, según él, existirían ruinas. El sitio se llamaba Puerto Acosta. Y siendo que un hecho casual nunca se produce en forma aislada, resultó que uno de los marinos de la "Presidente Kennedy" era oriundo de ese puerto. No sólo esto: también conocía el sitio donde ciertas construcciones de piedra llegaban hasta las aguas y parecían extenderse debajo de las mismas. Se decidió realizar el viaje en automóvil en compañía de Plácido Jucumani, el consabido marino, que sólo hablaba aymará y apenas balbuceaba algunas palabras en español; la conversación con él resultó, por lo tanto, bastante difícil.

Arribados a Puerto Acosta, una vez más los pobladores afirmaban desconocer por completo cualquier detalle relacionado con las supuestas ruinas. ¿O acaso los inhibía el temor ante el lago santo y los dioses que en él vivían? Por fortuna, Plácido no se dejó impresionar y condujo al grupo hasta una bahía donde, según él, existían las ruinas subacuáticas.

El tiempo era frío. Avellaneda se colocó su traje de neopreno para sumergirse en tanto que sus dos compañeros aguardaron en la orilla las noticias que aquél traería.

No habrían transcurrido más de diez minutos cuando "Kuki" Avellaneda emergió a unos 200 metros de la costa, haciendo señas con el brazo para que los otros dos se le acercasen.

Lo que los tres acuanautas contemplaron ese destemplado día de invierno de 1966, a unos ocho metros debajo del espejo del lago, se lee hoy quizá con indiferencia, pero en su momento aceleró sensiblemente el pulso de los protagonistas de la aventura: ante sus ojos aparecían construcciones de piedra de diferente tipo y sorprendentemente bien conservadas, aun cuando estaban recubiertas de algas.

No sólo hallaron simples muros, sino recintos en forma de U, con la parte abierta señalando hacia el centro del lago. Es más: también distinguieron el trazado de un camino empedrado, perfectamente conservado, de unos 30 metros de longitud. Casi se estaría tentado de agregar: un típico camino incaico.

Tras el primer breve reconocimiento del lugar, los tres retornaron a la orilla, donde, junto con algunos observadores circunstanciales, los aguardaba Plácido Jucumani con sus facciones tan impenetrables como siempre.

Los períodos de descompresión relativamente prolongados convertían la labor de los buceadores en una película en "ralentisseur". No obstante ello, el resultado de las investigaciones justificaba ampliamente el esfuerzo: se encontraron siete edificaciones de unos cinco metros de ancho y diez de largo cada una, veintidós muros paralelos y finalmente la calle empedrada, todo esto unos ocho metros debajo del espejo del lago Titicaca.

Para la investigación de Tiahuanaco este hallazgo es de fundamental importancia porque señala que alguna vez el nivel del agua debió ser, cuando menos, ocho metros menor que en la actualidad, o acaso aún mucho más”.

Según relata Simone Waisbard, en "Tiahuanaco: diez mil años de enigmas incas", quién también se hizo eco del descubrimiento del argentino, “en Francia, algunos meses después, Ramónn Avellaneda mostró su película y el informe detallado de sus buceos al comandante Cousteau que preparaba una nueva odisea marina a través de los océanos.

Una expedición científica de mayor importancia que la "Fer Lance", que disponía de los medios más modernos, permitiría el estudio profundo de las reglas aún inexactas de la fisiología de buceo a gran altura. Además, quizá sería posible averiguar algunos de los misterios arqueológicos escondidos en el fondo del lago más "alto" del mundo. .

El equipo Cousteau aprovecharía así el viaje de la Calypso en los mares exóticos para atracar en el puerto peruano de Mollendo, en el Pacífico, a novecientos kilómetros al sur de Lima. Un tren de los Andes le esperaría a disposición de diecisiete franceses que formarían la expedición y de varios técnicos y sabios norteamericanos que se unirían a ellos. El profesor Harold Edjerton llevaría consigo un sonar diseñado especialmente para informar por medio de una gráfica cuáles son la profundidad y la composición del lecho del lago. .

Del lado francés, los técnicos que miden la profundidad, la sedimentación de los terrenos, la calidad de las rocas, estudiarían la biología y los orígenes del Titicaca. Hombres-rana y camarógrafos todos ellos especializados, les acompañarían en aquella misión tan importante. .

¡El material perfeccionado de Cousteau pesa treinta toneladas! Comprende dos pequeños submarinos "de bolsillo" llamados también "pulgas de mar" o "platillos sumergibles". De una longitud de tres metros por un metro "Ochenta de ancho, los S.P. 500 han sido fabricados por los talleres franceses de Sud-Auiation, Pueden descender a quinientos metros de profundidad, es decir, más de lo que se necesita.

La llegada de los especialistas franceses y otros extranjeros, moviliza a la prensa boliviana y peruana. Los periodistas y la gente se sienten muy decepcionados porque no averiguan nada de los resultados obtenidos por el equipo Cousteau que guarda un silencio absoluto ...

El comunicado oficial, larga e impacientemente esperado no enseña nada a nadie. Establece nada más la satisfacción del comandante Jacques-Ives Cousteau en cuanto al estudio técnico realizado en el fondo del Titicaca, Los buzos han llegado a trescientos metros de profundidad. Han podido calcular "la importancia de la presión, reducida de setenta y. cinco a ochenta por ciento en relación con lo normal”.

El informe indica además, que actualmente se sabe que las posibilidades de un hombre-rana “disminuyen a esa altitud en un veinticinco a treinta por ciento, en comparación a las que cuenta a sumergirse en el mar”.

Pero … ¿y las “ciudades sumergidas” del lago Titicaca? ¿Y los restos filmados por Ramón Avellaneda a raíz de su exploración precedente, que han inducido a ir al equipo francés?

Lacónico, decepcionante, concluye el informe: “En cuanto al tema de la búsqueda de restos arqueológicos, no se han encontrado nada en este dominio, pero es posible que existan tales ruinas, empotradas en la capa de cieno que tapiza el fondo del lago y que tiene treinta cuatro metros de espesor”.

Lo negado por Cousteau en su momento, cuarenta años después le dió la razón al argentino. Justa es su reinvindicación.

CITAS BIBLIOGRAFICAS.

La expedición también se conoció como Fer de Lance (punta de lanza en idioma francés). Contó con el apoyo “financiero del periódico argentino "El Clarín" y la Federación Argentina de actividades submarinas”. Véase: Waisbard, Simone. Tiahuanaco: diez mil años de enigmas incas. Santiago de Chile: Diana, 1987.


“Igor Malinowsky había marcado minuciosamente en un mapa la posición de las ruinas consideradas por un "buzo norteamericano" como las de la ciudad sumergida de Chiopota. Ramón Avellaneda, con la idea de repetir la hazaña, organizó una expedición que permitía al mismo tiempo estudiar por vez primera los efectos de la sumersión humana de gran altitud, es decir, en condiciones anormales y también hacer el estudio hidrográfico y técnico del lago Titicaca, que era algo que nunca se había intentado”. Op. Citada.


“En Bolivia, los escépticos callaban, los sabios se inclinaron, por fin, con los ojos abiertos, Las ruinas descubiertas por el diplomático argentino pertenecen a la civilización megalítica más ano tigua del Altiplano de Collao. Indudablemente han precedido a la famosa Tiahuanaco y su grandiosa Puerta del Sol. ¿Pero a quiénes corresponden? El profesor Rubén Vela, del Instituto Arqueológico de Tiahuanaco, emitió una hipótesis: "Estas ruinas tienen un carácter sagrado. La construcción hace pensar en un templo lacustre que habría constituido el punto de reunión de una gran peregrinación religiosa muy importante".

INFORMACIÓN ADICIONAL.

Científicos en busca de riquezas de Tiwanaku en lago Titicaca

Especialistas científicos de Akakor Geographical Exploring, anunciaron la existencia de la Isla Wilakota (Lago de Sangre), donde durante siglos se efectuaron sacrificios humanos y que quedó sumergida al aumentar el nivel del lago en más de 100 metros con el paso de los siglos.
La misión internacional de arqueólogos descubrió los supuestos restos de una antigua civilización a decenas de metros de profundidad en el lago Titicaca, en pleno altiplano de los Andes.

Tras 20 días de trabajos en Bolivia, la expedición, llamada Tiwanaku 2004 formada por 18 expertos de Italia, Brasil y Bolivia; pudo fotografiar a más de 70 metros de profundidad un ídolo de oro, de un peso calculado en más de 30 kilos, y varias vasijas.

Aunque aún no se han podido extraer de las profundidades del lago para comprobar su verdadera antigüedad, fuentes de la misión anticiparon la relación entre los objetos y la civilización Tiwanaku, que vivió en el altiplano andino entre el 1.500 antes de Cristo y el 1172 de nuestra era, considerada precursora del Imperio Inca.

El hallazgo se produjo en las proximidades de la Isla del Sol, que, junto a la Isla de la Luna, es considerado un lugar sagrado por los pueblos andinos preincaicos y se ha convertido en un destino ineludible para los turistas que visitan el Titicaca, el lago navegable más alto del mundo (3.810 metros sobre el nivel del mar), en la frontera entre Bolivia y Perú.

Este espejo de agua también fue sagrado para el Imperio Inca y representaba la cuna de la civilización humana, ya que se consideraba que tanto el sol como su divinidad suprema, Viracocha, habían nacido de las entrañas del mismísimo lago.

Ciudad atrapada en sus aguas

En torno al Titicaca, existe una leyenda que habla de una fabulosa ciudad atrapada en sus aguas: Wanaku. La ubicación del ídolo dorado, que fue descubierto gracias a un sofisticado equipo robótico de fotografía, se mantiene en secreto para evitar posibles saqueos.

La misión contó con el apoyo de la Fuerza Naval y del Instituto Nacional de Arqueología, de Bolivia, duró 20 días y tenía como misión reforzar la teoría que sostiene que hace cinco mil años la isla del Sol era una península pegada a la tierra.

Según el jefe de la expedición, Lorenzo Epis, este terreno se podría haber desprendido y, por lo tanto, debajo de las aguas que la rodean podrían existir restos de grandes civilizaciones.

Esta hipótesis sedujo al grupo de científicos para iniciar una investigación en el año 2000 conocida como Atahuallpa. En ese entonces fueron encontrados a 13 metros de profundidad restos de una construcción preincaica, terrazas de cultivo, ruinas de lo que habría sido un muro de contención de un camino de piedra, tramos de un centro ceremonial, urnas rituales y piedras talladas.

Una segunda fase del proyecto fue realizada en el 2002. Los científicos lograron descubrir rastros pertenecientes al periodo preincaico.

El hallazgo no representa sólo un logro arqueológico, sino también un éxito deportivo: los científicos de Akakor Geographical Exploring, expertos en exploración bajo el agua, batieron un récord mundial de buceo en el lago al lograr descender a una profundidad de 70 metros, superaron al registro anterior, que fue de 60 metros, conseguido por una expedición liderada nada menos que por Jacques Cousteau en 1969.

Para contrarrestar los más de 10 grados bajo cero de las aguas del Titicaca, los arqueólogos utilizaron un equipo especial, además, un robot acuático exploró profundidades que bordeaban los 150 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario