Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 9 de junio de 2015

El Cacique Guatavitá

Según cierta leyenda chibcha, vivió junto a la laguna Guatavitá (Colombia), un príncipe que, disgustado con su esposa, la castigaba y sometía a crueles humillaciones.

Desesperada la infeliz, arrojose con su hijita a la laguna, donde se dice que fue acogida por la divinidad en un prodigioso palacio escondido en el fondo de las aguas. Mortificado por el arrepentimiento, desde entonces el príncipe solía llegar en una balsa al medio de la laguna y arrojaba ofrendas de oro y esmeraldas para desagraviar a su esposa y volver a ganar su corazón.

Evocando ese mito, los muiscas efectuaban, en ciertas oportunidades, una extraña ceremonia religiosa. El cacique debía untarse íntegramente el cuerpo con cierta resina, y espolvoreárselo por completo con un fino polvo de oro. Después entraba a la laguna con una balsa, efectuaba ricas ofrendas de oro y piedras preciosas arrojándolas al agua, y él mismo se sumergía en un baño ritual.

Esta ceremonia del "príncipe dorado" dejó de practicarse poco antes de la conquista española, pues los nativos de Guatavitá fueron aniquilados por los de Bogotá. De todos modos, la fama de su prodigalidad llegó a oídos de los conquistadores, quienes emprendieron afanosamente su búsqueda, con el muy humano aliciente del oro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario