Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

viernes, 5 de junio de 2015

El Sol, La Luna y Las Nubes

Zanahary, el Dios Creador según la tradición malgache, tenía tres hijos: Ramasoandro, el Sol; Ravolana, la Luna; y Rahona, las Nubes. Al hacerse mayores de edad, Zanahary decidió repartir su herencia entre sus hijos. De este modo los reunió y les dijo:

"Ramasoandro, como primogénito te daré doce cebúes.
Ravolana, mi hija preferida, a ti te otorgaré siete cebúes.
Rahona, mi hijo pequeño, te quedarás con un único cebú.
Hijos míos, cuidad bien de vuestra herencia, porque yo no viviré eternamente y tenéis que aprender a cuidar de vosotros mismos."

Cada hijo cogió sus cebúes y regresaron a casa. Pasaron los años y un día Zanahary cayó enfermo y el mpimasy (el curandero o brujo adivino) le dijo que el único remedio era la sangre de cebú, por lo que hizo mandar un mensajero a buscar un cebú a casa de Ramasoandro.

"Ramasoandro tiene muchos cebúes, seguro que no le pasaría nada si me diera uno para salvarme la vida" pensó Zanahary.

Pero cuando el mensajero expuso a Ramasoandro el problema y cuál era la solución, éste contestó:

"Lo siento, pero no puedo dar ninguno de mis cebúes. ¿Por qué mi padre habrá pensado primero en mi, si somos tres hermanos? Ve a ver a mi hermana, ella te dará uno."

El mensajero fue a casa de Ravolana, la cual dijo:

"Mi hermano tiene más cebúes que yo. No puedo darte ninguno, porque como ves tengo muchos hijos (refiriéndose a las estrellas) y me gustaría que cuando yo muriera tuvieran por lo menos un cebú cada una. ¿Por qué no vas a hablar con Rahona? Estoy segura de que te lo concederá.

El mensajero llegó entonces a casa de Rahona y le contó que su padre estaba muy enfermo y que su único remedio era la sangre de cebú. Rahona le cortó inmediatamente:

"¿Y cuál es el problema? Ahora mismo te daré un cebú. De hecho te acompañaré al palacio porque no quiero que mi padre muera.

Al llegar a palacio, el mpimasy preparó el remedio y el enfermo se curó. Entonces hizo llamar a sus hijos y les dijo:

"Ramasoandro, puse toda mi esperanza en ti al darte los doce cebúes, sin embargo me encuentro muy decepcionado con tu egoísmo.
Ravolana, eres una chica buena ya que has pensado en el futuro de tus hijos, pero te has olvidado de que yo soy tu padre y que me estaba muriendo.
Rahona, me alegra saber que no me guardas rencor por haberte dado un solo cebú. Tu generosidad me ha salvado la vida.
A partir de ahora, Ramasoandro y Ravolana, tendréis que acatar y mostrar respeto ante vuestro hermano menor. Ramasoandro: brillarás solo de día. Ravolana: brillarás solo de noche con tus hijos. Pero cuando pase Rahona, os ocultará y no podréis brillar. Por más que lo intentéis, no podréis mostrar ninguna luz cuando vuestro hermano pase por delante de vosotros."


Por eso, el sol brilla solo de día y la luna, solo de noche; pero ninguno puede lucir cuando las nubes pasan por el cielo, pues esa fue la voluntad de Zanahary.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada