Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

martes, 11 de abril de 2017

El Incorruptible Monje Charbel

En las distintas religiones hay algunos hechos increíbles que se asocian con la incorruptibilidad de los cuerpos.

Sin tener todavía una explicación científica, estos cuerpos de hombres y mujeres ligados a la fe y cercanos a la santidad permanecen intactos desafiando no solo a la naturaleza humana, sino también al tiempo.

Uno de estos casos es el del monje baladita libanés del monasterio de San Marón de Annaya, el padre Charbel Mahklouf. Charbel nació en 1828 y murió a los 70 años en 1898.

Su cadáver fue enterrado en el cementerio del propio convento donde Charbel había vivido muchos años y donde había desarrollado su tarea de evangelización y caridad para con sus semejantes. Un año después a causa de las intensas lluvias hubo que retirar algunos féretros para reubicarlos en otro lugar y cambiar los cajones de madera dañados. Entre estos estaba el del padre Charbel.

Al exhumar el cadáver vieron con asombro que éste aparecía fresco, incorrupto y flexible como si el monje estuviese durmiendo.

Ante este milagro, lo dejaron a la vista de los fieles y observaron que el cadáver exudaba un liquido semejante a transpiración.

Durante veintiocho años permaneció a la vista del público sin presentar signos de descomposición ni alteración; pero el cuerpo fue siendo mutilado, víctima de los devotos de reliquias, por lo que se decide enterrarlo nuevamente.

Corría el año 1927 cuando, en un nuevo féretro de cedro se lo coloca en un nicho realizado en una de las paredes de la cripta de la Iglesia de Annaya. El féretro fue sellado con fecha 24 de junio de 1927.

Transcurrieron veintitrés años y poco a poco la historia del padre Charbel fue dejando de estar presente entre los monjes; pero una tarde de 1950 uno de los frailes que realizaba sus oraciones vio en la pared una humedad cerosa que para el asombro de todos se comprobó que era sangre fresca.

Nuevamente se exhuma el cadáver y tal como la vez anterior está flexible e incorrupto. En esta oportunidad estaban presentes una comisión eclesiástica y un grupo científico que verifican que el sello colocado en junio de 1927 no había sido alterado.

La comisión científica, al cabo de dos años de estudios y análisis, hace constar en su informe el carácter excepcional del hecho y la ausencia de intervención humana. También determinó que ni antes ni en ese momento se había embalsamado el cuerpo.


La última exhumación del cuerpo data del año 1956 en el momento en que otra comisión científica decide completar y ampliar los estudios realizados cuatro años antes; y es por eso que el día 7 de agosto de 1956 se vuelve a abrir el nicho y encuentran la parte exterior del cajón salpicada de sangre.

En el interior, el cuerpo literalmente flotaba en la sangre segregada, en una cantidad increíble, no solo para un cuerpo muerto, sino para cualquier ser humano. También se comprobó que la ropa se había podrido, pero el cuerpo continuaba en las mismas condiciones: flexible e incorruptible.

En uno de los párrafos del informe los miembros de la comisión expresan textualmente: “Las carnes cedían elásticamente bajo la presión de los dedos como las de un ser viviente y las articulaciones seguían flexibles”

Habían pasado cincuenta y ocho años del momento de la muerte.


Desde ese momento el monje Charbel Mahklouf descansa en paz, pero nos queda la sensación que si nuevamente se exhumara su cuerpo, lo encontraríamos incorrupto, desafiando a la lógica, a la ciencia, al tiempo y sobre todo, a la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario