Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

sábado, 3 de marzo de 2018

Xochitonal El Custodio Del Acceso Al Inframundo

En la mitología mexicana era una gigantesca iguana que estaba sumergida en las aguas negras del Apanuiayo , uno de los lugares por donde tenían que pasar los muertos para llegar a Mictlán . 

El dios morador de la entrada del infierno el dios que cuida la entrada del inframundo, con el cual las almas de los muertos que perdían la vida naturalmente debían de pasar antes de ver al señor de los muertos.  

Era un dios con atributos de caimán, compuesto por huesos, encargado de vigilar el paso por el Apanhuiayo, lago de agua negra que representaba el séptimo obstáculo que el alma debía superar en su viaje hacía su descanso definitivo. 

La mitología nahuatl señala que el alma  ("tonalli") de aquellos que morían de muerte natural debían eludirlo o vencerlo para poder arribar a las orillas del Cjicumahuapán donde se encontraría con el Señor de los Muertos Mictlantecuhtli y en su presencia moriría definitivamente.  

Apanohuayán era la región donde se encontraba la desembocadura del río Apanohuacalhuia, una masa acuática de aguas negras donde habitaba Xochitónal, y que el muerto ya sin corazón, se debatía por largo rato en las aguas negras para salir y no ser devorado por esa criatura; pero, ahí no acabarían sus penas, pues el difunto tendría que atravesar un extenso valle lleno de nueve hondos ríos, los nueve ríos adyacentes del ancho río Apanohuacalhuia, los ríos de los nueve estados de la conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario