Atención Por Favor.

Ante todo nos dirigimos y agradecemos a todos por la ayuda que nos dan con este blog ya sean seguidores, oyentes del programa de radio y por sobre todo a todos aquellos propietarios de webs, blogs, libros y todos los lugares donde han obtenidos la información y nos han acercado a nuestro mail para que podamos publicarlas en este humilde blog, para que todas las semanas desde hace ya 7 años podamos compartir en dos emisiones las tantas historias, enigmas y misterios del universo que se van pasando de generación en generación y así reflejar esas viejas leyendas, historias, enigmas y misterios que de niños oímos mas de una vez y que nos asustaban en algunos casos como también en otras nos enseñaban a valorar y respetar esas narraciones.

Desde ya les agradezco a todos y pido disculpas si no se agrega la fuente por que muchos correos no la poseen y para no cometer errores no se agrega pero en este pequeño equipo estamos muy agradecidos para con todos. Muchísimas Gracias a todos en general por su valiosa información y por su cordial atención.

Equipo Infinito.

.

.

miércoles, 9 de mayo de 2018

La Noche que Nació Esteban

Ya se habían cumplido los nueve meses de embarazo y a la espera del momento indicado durante una noche de invierno, Esther comenzó con las contracciones y levantó a Santiago para dirigirse al hospital más cercano.

Una vez en el hospital, Esther fue atendida por un médico y dos enfermeras. Comenzó a tener las contracciones cada vez más seguidas: el dolor se hace insoportable y el frío de aquella sala parecía acentuarse con el invierno de aquella noche.

El parto se complicó, siendo necesario hacer una cesárea y deciden ingresar a Esther al quirófano rápidamente. Luego de varios minutos, finalmente nació Esteban, un bebé rozagante. Entonces una de las enfermeras le dice que debe llevarse un momento a su hijo, para procedimientos de rutina. Esther, algo confusa, le entregó al bebé. Santiago entró a la sala, le da un beso y pregunta por el bebé, al enterarse de que una enfermera se lo llevó. Santiago quedó pensativo y decidió averiguar lo que sucedía.

Santiago sentía cada vez más el largo pasillo de hospital alumbrado a medias; levantó su mirada al estar de enfermeras y solo hay sillas vacías, por lo que continuó caminando viendo al fondo una silueta de mujer. Logró distinguir que tiene un traje de enfermera y al acercarse se apagó la luz.

Santiago quedó perplejo y lo rodeó un frio paralizante; muerto de miedo, intentó gritar pero no le salió la voz. Súbitamente se encendió un bombillo del pasillo detrás de él, escuchó el llanto de un bebé y desconcertado, se dirigió en esa dirección. De repente pasó un celaje frente a él y es arrastrado por una fuerza maligna hasta la entrada de una habitación en donde estaba un bebé cubierto flotando en el aire siendo arrojado a través de la ventana, por una energía maligna invisible.

Santiago corrió entre gritos y llanto hacia la sala junto a Esther y se percató de una mujer frente a ella. Aturdido, se acercó lentamente y de repente escuchó un grito estremecedor. Una voz que grita, una voz terrible, envuelta en esa maligna energía que lo ha seguido por este largo hospital. Una mueca maligna en su rostro y un puñal que brillaba bajo la luz. Santiago sólo puede sentir cómo de sus entrañas brota la sangre, tras la puñalada que la enfermera maligna le ha propinado.

“¡Mi amor despierta, ya es tiempo!”, le dice la voz de su esposa, aún embarazada, aún en casa. ¿Es este un sueño o el principio de una pesadilla?, se increpa Santiago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario